0

meneame_share

Coliflor Los beneficios de la vitamina B en el organismo

La vitamina B6 es indispensable para el metabolismo de los glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema nervioso e inmunitario. Los alimentos que contienen más vitamina B6 son el salvado de trigo, el arroz, el hígado de pavo, el pescado como el atún amarillo, el salmón y el bacalao, el solomillo de cerdo, la pechuga, las especias y las hierbas aromáticas como la guindilla roja molida, el ajo en polvo, la salvia, la albahaca o el orégano, los frutos secos como los pistachos o las avellanas, el ajo, los garbanzos, las patatas, las espinacas, la soja y frutas como el plátano o el aguacate.

La vitamina B8, la biotina o la vitamina H ayuda al funcionamiento de la piel y es indispensable para crecer bien y desarrollarse correctamente. Interviene en la producción de glucosa y en la evolución de las glándulas sexuales. Los alimentos ricos en vitamina B8 son, principalmente, el hígado de buey, la clara de huevo, la levadura de cerveza, el germen de trigo, la coliflor, las verduras, las zanahorias, la leche entera, las frutas como las fresas, las avellanas y el chocolate.

1

meneame_share
Aguacate Diferenciando entre grasas malas y grasas buenas

El aguacate contiene grasas monoinsaturadas

Siempre nos han hecho creer que la grasa engorda, y en general es así, pero hace tiempo que las grasas dejaron de verse como un enemigo al llegar los científicos a la conclusión de que su impacto en el organismo va mucho más allá de la gordura. Todo es mucho más complejo que eso.

El cuerpo necesita grasa para funcionar a pleno rendimiento, aunque debe ser consumida con moderación y, por supuesto, no sirve cualquier tipo de grasa. Algunas son beneficiosas, mientras que otras deben ser evitadas a toda costa. En conclusión, hay “grasas buenas” y “grasas malas”.

0

meneame_share

Esparragos Alimentos ricos en vitamina B

La vitamina B1 o la tiamina es fundamental para el sistema nervioso y la circulación de la sangre. Los alimentos ricos en vitamina B1 son la carne de cerdo, el hígado, los huevos, los mariscos como las cigalas y las ostras, el pescado como el atún, las semillas como el sésamo o el girasol, la mantequilla, los frutos secos como los piñones o los pistachos, las judías blancas, los espárragos, la coliflor, las setas, la naranja, el ajo y las patatas.

La vitamina B2 o riboflavina interviene en el sistema nervioso favoreciendo la producción de enzimas, indispensables para liberar la energía producida por los lípidos, los glúcidos y las proteínas. Los alimentos ricos en vitamina B2 son, principalmente, la leche y todos los productos lácteos, como el yogur, las carnes como la ternera, la carne de cerdo o el cordero, el hígado, los menudos, el pescado, las espinacas, los espárragos, el germen de trigo y los cereales integrales, y las frutas como el aguacate.

0

meneame_share

pan integral Cuatro tostadas sabrosas y nutritivas para el desayuno

Atentos, amantes de las tostadas, porque en esta nota ofrecemos cuatro ideas para que las tostadas del desayuno sean sabrosas, coloridas y, sobre todo, nutritivas.

Opción 1 – Pan integral, huevo, espinacas y tomate

Ingredientes:
1 rebanada de pan integral
1 huevo
Espinacas
2 rodajas de tomate

Con alrededor de 200 calorías, este desayuno requiere de que friamos el huevo mientras el pan se hace en la tostadora. A continuación, colocamos las espinacas sobre el pan, seguidas del huevo y las rodajas de tomate.

0

meneame_share

brocoli Alimentos ricos en vitamina E

La vitamina E es un antioxidante poderoso que protege nuestro organismo de los virus y de las bacterias, fortificando el sistema inmunitario, y contra ciertas enfermedades que pueden afectar el sistema cardiovascular. Además, es conocida como la vitamina de la vida y de la juventud, porque ayuda a la anulación de los radicales libres en la piel, es decir, los que aceleran el envejecimiento.

Una de las principales fuentes alimentarias de vitamina E: los aceites vegetales como el aceite de germen de trigo, el aceite de girasol, el aceite de oliva, el aceite de soja o el aceite de maíz. También, productos derivados como la margarina o la mayonesa abastecen de esta vitamina, pero es importante tener un consumo moderado de este tipo de alimentos.