Cómo sacar más partido a tu entrenamiento de fuerza

Combinar el cardio con el entrenamiento de fuerza es el secreto para conseguir un cuerpo más saludable y definido, pero ¿qué aconsejan los expertos a la hora de sacar más partido al tiempo que pasamos levantando peso?

La postura es más importante que el número de repeticiones e incluso el peso que se está levantando. Para asegurarte de que adoptas la postura correcta, considera ponerte frente a un espejo mientras practicas tu entrenamiento de fuerza.

Entrenar con regularidad es fundamental para conseguir unos resultados apreciables. Lo más aconsejable es realizar al menos tres sesiones semanales de entre 40 minutos y 1 hora, y que estas sean variadas y equilibradas. Para fortalecer el núcleo hay que trabajar la espalda al mismo nivel que los abdominales.

Si deseas ahorrar tiempo a la vez que aumentas el número de calorías quemadas, lánzate a trabajar dos grupos musculares opuestos a la vez. Por ejemplo, ejercita tus bíceps con mancuernas a la vez que haces sentadillas. Otro truco es cambiar de un ejercicio a otro rápidamente y sin descansar.

No te limites a las mancuernas, ya que puede llevarte a caer en el aburrimiento. Anímate a explorar el resto de equipamento que los gimnasios ponen a disposición de sus socios para el entrenamiento de fuerza, como las bandas de resistencia, las pesas rusas o los balones medicinales.

Salto de la estrella

Recuerda que los ejercicios de bodyweight (en los que se utiliza el propio peso corporal) ofrecen mejores resultados en la quema de calorías que las mancuernas. Los más eficaces son los ejercicios que trabajan todo el cuerpo al mismo tiempo, como las flexiones.

Recuerda que debes sentir fátiga en los músculos al terminar de ejercitarlos. Para conseguirlo, no dudes en mantener dos o tres pesas de diferentes tamaños a mano para poder añadir más peso en cada serie y jugar con la velocidad (levantando y bajando más lentamente), así como aumentar el número de repeticiones estipulado en tu programa si es necesario.

Tomarse días de descanso no es un signo de debilidad, sino de inteligencia. Y es que se trata del secreto para que los músculos se recuperen y se fortalezcan. Por ejemplo, si haces brazos el lunes, el martes trabaja las piernas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *