Piedras en la vesícula

Las piedras en la vesícula son la razón principal por la que se conoce a este pequeño órgano con forma de pera situado el lado derecho del vientre, debajo del hígado.

Alberga la bilis, un fluido fabricado en el hígado que ayuda en la digestión de las grasas y ciertas vitaminas. Al comer, el cuerpo libera la bilis de manera automática hacia el intestino delgado.

Qué causa los cálculos en la vesícula

Los cálculos en la vesícula aparecen cuando la bilis se acumula y forma masas sólidas. Estas masas pueden ser tan pequeñas como un grano de arena o alcanzar el tamaño de una pelota de golf. Asimismo, se puede tener solo una o varias.

La mayoría de piedras son de colesterol endurecido. Pero también pueden estar hechas de bilirrubina. Las personas con cirrosis o la Enfermedad de células falciformes son las que tienen más probabilidades de desarrollar este otro tipo de piedras, llamadas cálculos pigmentarios.

Historial familiar

Los cálculos en la vesícula pueden ser de tipo hereditario. Es decir, si alguien en tu familia las ha tenido, tus probabilidades de tenerlas son más altas. Los investigadores creen que se debe a que determinados genes tienen la capacidad de aumentar la cantidad de colesterol en la bilis.

Obesidad

El cuerpo de las personas con sobrepeso puede fabricar más colesterol, lo que aumenta el riesgo de tener piedras en la vesícula. La obesidad también puede conducir a un agrandamiento de la vesícula, haciendo que esta no funcione tan bien como debería. Pero no existe el mismo riesgo con todos los tipos de obesidad. En este sentido, la acumulación de grasa en la cintura es más peligrosa que en otras partes del cuerpo, como las caderas o los muslos.

Adelgazar demasiado rápido

Las cirugías para perder peso y las dietas muy bajas en calorías pueden ser perjudiciales para la vesícula. Sufrir un efecto rebote de manera regular también aumenta el riesgo de tener piedras en la vesícula. Para adelgazar de manera segura y prevenir este y otros problemas de salud, los expertos recomiendan tomárselo con calma. En este aspecto, uno de los secretos es perder el peso de manera paulatina, no dejando atrás más de 1.5 kilos a la semana.

Medicamentos y piedras en la vesícula

Los estrógenos presentes en las píldoras anticonceptivas y las terapias de reemplazo hormonal pueden aumentar el riesgo de desarrollar cálculos biliares. Reducir el colesterol alto tratando al paciente con fibratos también se ha vinculado con los cálculos biliares debido a que pueden aumentar la cantidad de colesterol en la bilis.

Diabetes

La diabetes aumenta las probabilidades de cálculos biliares. Los responsables pueden ser unos niveles elevados de triglicéridos en la sangre o una acumulación de bilis provocada por un mal funcionamiento de la vesícula biliar.

Cuáles son los síntomas de piedras en la vesícula

La vesícula puede inflamarse cuando un cálculo biliar llega a un conducto y evita que la bilis fluya. Ese proceso recibe el nombre de colecistitis y puede provocar síntomas como náuseas, dolor de estómago y vómitos.

Dado que se trata de síntomas que pueden deberse a otras muchas causas, para determinar que en efecto se están produciendo problemas por culpa de piedras en la vesícula, es necesario comprobar si hay dolor en la parte superior derecha del vientre, el cual puede empeorar al respirar profundamente, extendiéndose a otras áreas, como la espalda o el omoplato derecho.

Tratamiento

Para averiguar si hay piedras en la vesícula, el médico necesita realizar una prueba de imagen, como una ecografía. El ultrasonido permite obtener imágenes detalladas de la vesícula biliar.

Cuando la persona presenta síntomas, generalmente se utiliza un tipo de cirugía llamado colecistectomía laparoscópica. Cabe señalar que se puede hacer vida normal sin vesícula. La bilis que produce el hígado fluye directamente hacia el intestino.

Existen tratamientos que pueden disolver los cálculos de colesterol, pero no garantizan que no vuelvan a formarse de nuevo más adelante. En el caso de los medicamentos, hay que sumarle que pueden tardar mucho tiempo en hacer efecto.

Dieta para piedras en la vesícula

Una alimentación saludable puede ayudar a prevenir la formación de cálculos biliares relacionados con la obesidad y las pérdidas de peso repentinas. Evita las dietas muy estrictas y abusar de los granos refinados (pan blanco, pastas y galletas no integrales…). Por otro lado se aconseja llevar una dieta rica en fibra y grasas saludables (aceite de oliva, pescado…). Elegir panes integrales en lugar de pan blanco y arroz integral en lugar de blanco puede reducir las probabilidades de sufrir problemas en este órgano.

¿Es necesario operarse?

Algunas piedras nunca causan problemas y el médico puede optar por dejarlas. Esa situación se da muy a menudo. Pero si la persona sufre síntomas es muy probable que se recomiende la extirpación de la vesícula en un corto plazo de tiempo después de la detección del cálculo.


Categorías

Enfermedades, Salud

Miguel Serrano es un redactor de contenidos web centrado en la salud y la moda. En su rol en NutriDieta ha cubierto una amplia gama de temas de salud y bienestar durante más de cinco años. Entusiasta de los remedios naturales y la comida sana, a Miguel le encanta ayudar a las personas a tener un estilo de vida más saludable. Sus tres actividades físicas favoritas son el yoga, el running y caminar. También ha practicado deportes como el fútbol, el fútbol sala o el fitness.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.