¿Qué es la colitis ulcerosa?

La colitis ulcerosa es una enfermedad que puede afectar a personas de cualquier edad. Se caracteriza por causar inflamación y llagas en el revestimiento del intestino grueso.

Generalmente, afecta a la sección inferior y el recto, aunque puede afectar a todo el colon. Los síntomas suelen ser peores cuanto más afectado está el colon. Puede conducir a otros problemas de salud, como dolor en las articulaciones, problemas oculares o enfermedad hepática.

La mayoría de las personas que padecen colitis ulcerosa son diagnosticadas antes de los 30 años, siendo la causa todavía objeto de investigaciones. Se cree que podría estar provocada por una reacción excesiva del sistema inmunológico ante bacterias normales del tracto digestivo. También podrían causarla otros tipos de bacterias y virus.

Las personas con antecedentes familiares de colitis ulcerosa tienen más probabilidades de desarrollar esta enfermedad, cuyos principales síntomas son dolor o calambres en el vientre, diarrea (hasta 20 veces al día en casos severos) y sangrado del recto. A veces puede provocar fiebre, inapetencia y pérdida de peso.

Por lo general, es una enfermedad que funciona con brotes. Los síntomas van y vienen. Pueden pasar meses o años en remisión hasta sufrir un nuevo brote. Cabe señalar que entre 5 y 10 de cada 100 pacientes tienen síntomas todo el tiempo.

Dado que no afecta por igual a todo el mundo, a la hora de tratarla se trata de buscar la mejor manera de reducir los síntomas y de evitar nuevos brotes en cada caso. Si los síntomas son leves, se suelen utilizar medicamentos de venta libre para la diarrea.

Algunas personas descubren que determinados alimentos empeoran sus síntomas. Cuando sucede esto, lo más aconsejable es apartarlos de la dieta. Sin embargo, hay que asegurarse de llevar una dieta saludable para mantener el peso y la fortaleza.

Los tratamientos también pueden incluir medicamentos que reducen la respuesta inmune del cuerpo, ya que estos pueden reducir e incluso detener los síntomas de la colitis ulcerosa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *