Introdúcete en la disciplina de la yoga, el deporte del año

El yoga se practica desde hace miles de años, un ejercicio considerado a día de hoy como deporte ya que ayuda a ejercitar el físico, mantener buena forma y estado de salud. Ideal para todas las edades ya que es la propia persona la que dicta los movimientos según sus capacidades, intereses y objetivos.

Yoga, tan sólo ventajas

Practicar esta disciplina dos veces por semana ayuda a proteger nuestro organismo. Esto se produce porque se reduce la concentración sanguínea de una molécula que está ligada a la aparición de las enfermedades cardiovasculares, como son los infartos, la diabetes de tipo 2 o la artritis.

Por otro lado, el practicar yoga hará que mejores tu alimentación, porque te volverás una persona con otras prioridades, y serás consciente de lo que ingieres en cada momento.

El yoga además, es muy recomendable para personas que sobrepasan los 65 años, ayuda a prevenir las caídas porque tu flexibilidad aumenta considerablemente, el equilibrio y la confianza a la hora de pasar por caminos más sinuosos aumenta y te sientes más seguro.

Cosas a tener en cuenta antes de practicar Yoga

  • Estar bien motivado. Tenemos que ser conscientes de que el éxito de la práctica reside en uno mismo, debemos tener presentes la disciplina, paciencia y la voluntad para conseguir todos los beneficios del yoga.
  • Continuidad y constancia. Al principio estamos perdidos y un tanto confusos con todas las posturas, en cada sesión tómalo con calma, date tiempo, de normal se tardan 4 semanas para aprender las primeras posiciones del yoga y cómo se realizan adecuadamente. Lo ideal es realizar la actividad dos veces por semana, con una duración de 45 minutos y preferiblemente por las mañanas o antes de dormir.
  • Ambiente. Es necesario tener un clima cómodo, ventilado y tranquilo. Un espacio libre de obstáculos donde se pueda propiciar una atmósfera de calma y relajación.
  • Cuidado con las dolencias. No debemos de olvidar que se trata de un deporte y si nosotros sufrimos alguna dolencia física en los huesos o en las articulaciones tendremos que consultar a nuestro médico para que nos de el visto bueno de realizar esta actividad milenaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *