Qué comidas se deben evitar antes de hacer running

Running en la playa

Uno de los secretos para que una sesión de running vaya sobre ruedas es controlar lo que se come en las dos horas anteriores. A menudo, golpeamos la carretera o la pista después de ingerir la comida equivocada y nuestro rendimiento termina resintiéndose.

En los 120 minutos precedentes a salir a correr, intenta beber alrededor de medio litro de agua y evitar los siguientes alimentos:

La primera regla de oro es evitar comer vegetales fibrosos y alimentos grasientos. Eso incluye el brócoli, la cebolla, las alubias, las sopas cremosas, las hamburguesas, las patatas fritas, los helados y el resto de comidas pertenecientes a esos dos grupos alimentarios.

Naturalmente, las porciones grandes también pueden ocasionar problemas durante el running. Así que evita los atracones. Si comes algo durante las dos horas anteriores, asegúrate de que sea en cantidades pequeñas.

Antes de salir a correr tampoco es aconsejable ingerir comidas picantes ni alimentos de difícil digestión. Estos últimos pueden variar en función de la persona. El pepino, el melón y algunos lácteos son causantes habituales de reflujo y acidez estomacal.

Evitar las grandes porciones de comidas ricas proteínas, carbohidratos, grasas o fibra es importante, especialmente a medida que se acerca la hora de salir a correr. Eso incluye la pasta, las frituras y las barritas energéticas.

Siempre que se tengan en cuenta las indicaciones anteriores sobre porciones y tiempo, las siguientes ideas son excelentes, ya que no suelen ocasionar ningún problema cuando se ingieren antes de salir a correr: pasta integral, plátano, uvas pasas, galletas de grano entero, cremas de frutos secos, aguacate, mango, quinoa, avena, yogur griego…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *