Aceite de sésamo

Elemento básico de la cocina asiática, el aceite de sésamo es un tipo de aceite sabroso y saludable. Es ideal para hornear a baja temperatura, salteados, salsas y aderezos para ensaladas.

Se obtiene a través del prensado de las semillas de sésamo. Éstas contienen numerosos compuestos que se trasladan al aceite. Principalmente se utiliza para cocinar, pero su riqueza nutricional tampoco ha pasado desapercibida para la cosmética.

Propiedades

Existe una tendencia a eliminar las grasas de la dieta, pero no todas las grasas son malas. De hecho, algunas, como el aceite de sésamo, pueden resultar muy beneficiosas. Prestigiosas organizaciones de la salud lo señalan como uno de los mejores aceites, especialmente para el corazón.

Mientras que la mantequilla y otras grasas sólidas elevan el colesterol, las grasas insaturadas del aceite de sésamo y otros aceites (soja, girasol, maíz…) pueden ayudar a reducirlo.

Compuesto en su mayor parte por grasas insaturadas (saludables para el corazón), el aceite de sésamo es rico tanto en ácidos grasos monoinsaturados como en ácidos grasos poliinsaturados. Por otro lado, es bajo en grasas saturadas.

Asimismo, contiene dos compuestos llamados sesamol y sesamina. Las investigaciones señalan que son dos poderosos antioxidantes. Cabe señalar que también se ha hallado vitamina E y vitamina K en su composición.

En lo que se refiere al aporte calórico, una cucharada aporta 120 calorías y alrededor de 14 gramos de grasa. Al igual que sucede con todas las grasas, es necesario ingerirla con moderación para que no se traduzca en aumento de peso. Algunos expertos sitúan en una cucharadita el límite por comida.

Contraindicaciones

Las personas con alergia al sésamo tienen que evitar el aceite de sésamo. Comparada con otras alergias (por ejemplo, la alergia a la soja), con la alergia al sésamo es más probable que se produzca una reacción anafiláctica.

En este sentido, es muy importante comprobar bien las etiquetas de los productos antes de consumirlos. El sésamo puede encontrarse en caramelos, panes, cereales para el desayuno, salsas y adobos.

Asimismo, es conveniente consultar con un médico antes de incluir el aceite de sésamo en la dieta en el caso de que estés embarazada o amamantando a un bebé. También se aconseja evitar su consumo durante episodios de diarrea.

Para el cuerpo

Aceite de sésamo y salud de la piel

Además de la cocina, el aceite de sésamo también se utiliza en cosmética con buenos resultados. Sirve para tratar pieles secas, quemaduras y prevenir las arrugas. Aplicado de manera externa, también puede reducir el riesgo de infecciones y aliviar el dolor articular debido a sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

El aceite de sésamo podría prevenir y combatir varios tipos de cáncer, incluido el de piel cuando se aplica sobre la misma.

Cuando el cuero cabelludo presenta mucha sequedad (la producción de pequeñas costras es el principal síntoma), una mascarilla de aceite de sésamo puede ayudar a que la piel vuelva a su estado normal.

Utilizar el aceite de sésamo sobre el cuerpo es muy sencillo. Extiéndelo con suavidad por toda la piel y déjalo actuar durante 10-15 minutos antes de tomar una ducha o un baño caliente. Se considera importante que el agua no esté fría, ya que así se contribuye a que penetre más profundamente en la piel.

Reducción del colesterol y el azúcar

El aceite que nos ocupa en esta ocasión aporta un tipo de grasa saludable para el cuerpo, a la vez que es bajo en grasas saturadas. Esta combinación puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) y aumentar los de HDL (colesterol bueno).

La influencia del aceite de sésamo también se extiende a los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, todavía se necesitan más estudios antes de que se pueda afirmar con rotundidad su relación con la reducción de glucosa en el organismo.

Reducción de la tensión arterial

Existen pruebas que demuestran que utilizar el aceite de sésamo solo o mezclado con aceite de salvado de arroz para cocinar puede reducir la tensión arterial alta. Los resultados son mejores cuando se combina con medicamentos para la hipertensión. Sin embargo, si se da dicha circunstancia es conveniente consultar antes con un médico.

Dicha reducción podría deberse en parte a que actúa como diurético, reduciendo los niveles de sodio del cuerpo. Se considera que su aporte de sesamol y sesamina, así como sus ácidos grasos, también también podrían desempeñar algún tipo de papel en este beneficio.

Dónde comprar y precio

El auge del aceite de sésamo ha llevado a que su presencia en tiendas sea cada vez mayor. Puedes encontrar aceite sésamo en numerosas tiendas online. Si prefieres hacer tus compras de manera física, tampoco te resultará demasiado díficil hacerte con una botella de este producto. Se vende tanto en supermercados como en tiendas de productos naturales. En lo que se refiere al precio, el desembolso necesario por litro generalmente suele ser de 15-20 euros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.