¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

leche

Antes de poder determinar si se es intolerante a la lactosa, es importante saber un poco más sobre este desequilibrio que afecta a miles de personas en todo el mundo. Esto aparece cuando una persona, tras haber consumido leche, o productos lácteos como el yogur, nata, queso, chantilly, etcétera., sufre problemas de digestión.

El malestar se produce por culpa de un déficit en la producción de una enzima llamada lactasa que se crea en el intestino y que tiene la capacidad de descomponer la lactosa. Muchas personas pueden ser intolerantes a la lactosa. Algunas sufren este problema en un momento dado y luego se curan, pero otras lo sufren durante toda su vida.

Este problema no es muy habitual en los bebés, salvo en los prematuros, que lo sufren durante algunas semanas únicamente.

Muchos estudios han demostrado que los síntomas aparecen con la edad adulta. Esto puede estar relacionado con el tipo de alimentación que se adopta durante muchos años.

Igualmente, se ha demostrado que a pesar de que este problema esté presente en cualquier parte del mundo, existen sociedades donde es mucho más visible. En efecto, los países asiáticoamericanos, los nativos americanos o los amerindios, los afroamericanos, los hispanos o los latinos, y las personas con ascendencia procedente del sur de Europa, se ven más afectadas por esta desarreglo.

Si el intestino está dañado, puede producir menos lactasa. Las razones por las cuales un paciente puede tener un intestino en mala salud, son las infecciones, las lesiones, la cirugía, la enfermedad celíaca o la enfermedad de Crohn.

Síntomas frecuentes de la intolerancia a la lactosa

  • Diarrea,
  • nauseas,
  • cólico o dolor abdominal,
  • sensación de pesadez e hinchazón estomacal.

Esta intolerancia se puede diagnosticar cuando la persona sufre uno o varios síntomas tras haber consumido productos lácteos.


Escribe un comentario