Polen de abejas, ventajas y desventajas

58

El polen es producido por las abejas y en la actualidad se comercializa como un suplemento muy interesante para la salud, ya que algunos sostienen que puede aumentar la resistencia orgánica, así como también tratar una variedad de condiciones, como los relacionado a la presión arterial, por ejemplo.

Las pruebas clínicas según los expertos coinciden en que el polen de abeja es nutricionalmente rico y que el posible efecto adverso que puede presentar es una reacción alérgica, pero esto sucede raras veces, sin embargo en personas alérgicas muy sensibles el polen de abeja puede provocar cambios drásticos en la presión arterial o llevar a la anafilaxis los cual puede ser potencialmente mortal, por ello antes de comenzar a consumirlo se debe consultar con un profesional.

Las abejas elaboran la miel científicamente conocida como Apis mellifera, en la cual mezclan el néctar de las plantas, el polen y la saliva en gránulos utilizados para alimentar a las abejas macho (zánganos). El polen esta constituido aproximadamente de un 30 por ciento de proteína, un 55 por ciento de carbohidratos, 1 a 2 por ciento de grasa y 3 por ciento de minerales; zinc, manganeso, cobre y potasio.

La vitamina C y vitaminas del complejo B están presentes también, junto con aminoácidos y antioxidantes, sin embargo según los distintos análisis científicos se deja en claro que este puede variar en función del origen geográfico o sea de donde la abeja se encuentre.

Entre las propiedades mas difundidas popularmente sobre el polen como una maravilla natural, se le atribuyen virtudes antioxidantes y anticancerígenas, efectos reductores del colesterol y reguladores de la presión arterial, además de ser un reconstituyente natural del organismo.

Consejos saludables sobre el polen

Como primera medida a tomar es evaluar su consumo con un profesional en función de estado individual de salud, por el potencial peligro a las alergias.

Estando en condiciones de poder consumirlo siempre se recomienda comenzar ingiriendo solo tres gránulos de polen de la abeja, para ir duplicando la dosis día a día, hasta llegar a una cucharadita, lo cual permitirá una evaluación individual de sus efectos en el organismo.

Imagen: MF


Escribe un comentario