Mejores plantas para combatir la ansiedad

Pasiflora

Entre las plantas medicinales más importantes para tratar la ansiedad, encontramos la valeriana cuya infusión se ha convertido en un remedio natural muy popular para tomar en caso de exceso de ansiedad. Sus efectos calmantes, espasmolíticos y sedantes hacen de esta planta un tratamiento ideal para los problemas relacionados con el sistema nervioso y para ayudar al paciente a relajarse y combatir el insomnio.

Sin embargo, esta planta está contraindicada en mujeres embarazadas o lactantes y en personas que toman sedantes, los pacientes que deben someterse a una intervención quirúrgica, y aquellos que consumen alcohol.

También es posible beneficiarse de las increíbles propiedades relajantes de la pasiflora. Actuando directamente sobre el sistema nervioso central, esta planta favorece la relajación de todos los músculos del cuerpo, y es eficaz para reducir el dolor asociado a los síntomas de ansiedad, tales como las molestias que aparecen en la zona de las cervicales. Además, su uso suele ir recomendado para aliviar los dolores de cabeza, las náuseas y los dolores menstruales.

La tila es otra de las mejores plantas medicinales para tratar los problemas de origen nervioso como la ansiedad o el estrés. Sus propiedades relajantes son ideales para aliviar las situaciones de ansiedad y de estrés. También es una excelente elección para favorecer el descanso y el sueño, y evitar que la angustia impida dormir.

Lo normal es tomar una infusión de tila para calmar los nervios, pero si no os gusta mucho su sabor, se puede mezclar con otras plantas como la valeriana, la verbena, o la manzanilla. Su uso no está aconsejado para pacientes que sufren problemas cardíacos y mujeres embarazadas.

Con propiedades calmantes esenciales para reducir la ansiedad y el estrés, también se encuentra la melisa. Normalmente se utiliza para combatir el insomnio y gracias a su efecto antiespasmódico, es excelente para eliminar las tensiones musculares tras un esfuerzo físico considerable, así como para mejorar la salud gastrointestinal.

También contribuye a reducir los dolores cervicales, lumbares o calambres menstruales. Su uso está contraindicado en casos particulares como el embarazo, la lactancia, y en pacientes que presentan problemas neurológicos, problemas de tiroides, o que siguen un tratamiento de desintoxicación del alcohol.


Escribe un comentario