Mascarilla de harina y leche para combatir el acné

mascarilla

Los productos de belleza comprados en grandes superficies no siempre se adaptan a las necesidades cutáneas de las diferentes estructuras epidérmicas. Las viejas recetas de mascarillas caseras utilizadas por nuestras abuelas son suficientes muchas veces para tratar las pieles frágiles. La combinación de leche y harina constituye una receta de mascarilla ideal para combatir el acné y las pieles frágiles.

Mascarilla casera para pieles frágiles con granos

Las pieles con acné suelen ser pieles frágiles. En efecto, se ha constatado que las pieles frágiles son pieles predispuestas a la aparición de acné por razón de su fragilidad. Estas epidermis más gruesas sufren los asaltos del sebo en permanencia. Siendo más frágiles, las pieles grasas reaccionan de manera desmedida produciendo mayor cantidad de sebo que los otros tipos de pieles con el fin de protegerse de las agresiones externas y de la deshidratación. El resultado es una acumulación de grasa que conlleva la dilatación de los poros, la aparición de puntos negros y de granos, una piel brillante permanentemente.

La harina y la leche son ingredientes de una receta casera que ahora presentamos como remedio para combatir el acné y que respeta la estructura epidérmica de las pieles frágiles con problemas.

Ingredientes

  • Dos cucharadas de café de harina,
  • 2 cucharadas soperas de leche.

Preparación

Se mezclan dos cucharadas de café de harina con 2 cucharadas soperas de leche hasta obtener una pasta lisa. Luego se aplica la preparación sobre el rostro y se deja reposar hasta que la mascarilla se seque y se vuelva dura. Esta receta también se puede utilizar como limpiador diario. Basta con aplicar la mezcla cada mañana como si fuera un jabón clásico para limpiar el rostro.

La harina actúa como la arcilla sobre los granos. Seca los granos sin agredir la piel y absorbe suavemente el exceso de sebo para matificar la tez de la cara. Estas virtudes suavizantes son ideales para recuperar una piel de bebé. La harina posee propiedades llamadas antifúngicas que ayudan a combatir las diversas infecciones locales, como la aparición del acné.

Menos agresiva que la arcilla, la harina es el ingrediente que conviene perfectamente para pieles frágiles y deshidratadas. La leche además es muy suave para la piel. Esta mascarilla casera para combatir el acné es ideal para pieles frágiles y además es absolutamente natural.


Escribe un comentario