Los beneficios de la harina de espelta

Espelta

Esta harina de espelta es rica en niacina. 100 gramos de harina de espelta contienen hasta 5,5 miligramos de esta sustancia, también llamada vitamina B3. Esto representa 5% de más que la harina de trigo. Según varios estudios científicos, la cantidad diaria recomendada de niacina es de 20 miligramos. De esta forma, 100 gramos de harina representan 27,5% de todo aquello que se requiere a diario.

Al igual que el resto de vitaminas del grupo B, la vitamina B3 permite aportar la energía al metabolismo, producir las hormonas sexuales y las hormonas para combatir el estrés a nivel de las glándulas suprarrenales. También permite mejorar la circulación sanguínea y reducir la tasa de colesterol en la sangre.

Es rica en minerales. Con relación a la harina de trigo, la harina de espelta contiene más minerales como cobre, hierro, zinc, magnesio y fósforo. Todos estos elementos ayudan al cuerpo a funcionar correctamente y permiten a los sistemas nerviosos, cardiovascular, esquelético inmunitario mantenerse en buena salud. Además de los minerales, la harina de espelta es igualmente rica en vitaminas, en particular las del grupo B y la vitamina E.

Se trata de un alimento muy energético, puesto que sus principales nutrientes son glúcidos, que, sin embargo, son menos calóricos que en la harina de trigo clásica. La harina de espelta es igualmente conocida por su alto contenido en proteínas de gran valor biológico y en aminoácidos como la lisina, ausente en los otros cereales.

Porque contiene zinc, la harina de espelta presenta propiedades cardiovasculares. Mejora la circulación y el funcionamiento de los vasos sanguíneos en general. Su contenido en magnesio y en ácido silícico mejora igualmente la circulación de la sangre y el funcionamiento del sistema inmunitario, además de reparar los tejidos. El magnesio permite concretamente combatir el insomnio.

Las personas alérgicas al trigo o al gluten mejoran considerablemente su calidad de vida consumiendo harina de espelta. En cualquier caso, la harina de espelta está prohibida para personas que sufren una enfermedad celíaca, por razón de su contenido en gluten.

Otro beneficio de la harina de espelta es que contiene muchas fibras solubles que ayudan a perder peso, porque mejoran el tránsito intestinal, impidiendo la acumulación de grasa y combatiendo el estreñimiento.

Consumir harina de espelta tiene igualmente un efecto beneficioso sobre el cerebro, puesto que esta harina es rica en ácidos grasos esenciales, importantes para el buen funcionamiento del cerebro.


Escribe un comentario