La manera más eficaz de aplanar el vientre

vientre-plano

Si quieres aplanar el vientre de una vez por todas, y no volver a recuperarlo, debes atacar las acumulaciones de grasa desde varios frentes todos los días. Tranquilo, requiere de menos trabajo del que parece. Aquí te explicamos de qué se trata.

Comienza el día con un desayuno saludable que active tu metabolismo. Saltarse esta comida de manera habitual promueve las acumulaciones de grasa y los antojos de azúcar a media mañana, así que toma siempre el desayuno, incluso los días que no tengas mucha hambre.

Si crees que los lácteos te causan hinchazón, exclúyelos del menú. No te empecines en tomar algo que te perjudica, aunque sea algo tan fuertemente asociado a las mañanas como la leche. Mantén la misma filosofía en el resto de comidas, controlando mucho el consumo de aquello que suele aumentar el tamaño del vientre, como comidas saladas, bebidas gaseosas y determinados tipos de frutas y verduras. En su lugar, potencia los alimentos que reducen el vientre, como el pepino, el espárrago y la avena. Realiza cinco comidas diarias teniendo en cuenta todo esto, y no te olvides de beber mucha agua, como mínimo dos litros al día.

Cualquier ejercicio es bueno para quemar grasa, pero una sesión de cardio normal con intervalos de alta intensidad te ayudará a derretirla más rápido. Alarga las sesiones hasta alcanzar los 30-45 minutos y repítelo al menos tres veces a la semana. En los días de descanso, intenta mantenerte activo. No dejes pasar ninguna oportunidad para dar un paseo ni de utilizar las escaleras en lugar del ascensor. Realizar una rutina para tonificar los músculos abdominales todas las mañanas contribuirá a aplanar el vientre y fortalecerlo, y, además, no te quitará demasiado tiempo. Hay excelentes planes que no superan los 5 minutos.


Escribe un comentario