El tratamiento de las agujetas

 Hombre con dolor de espalda

El término agujeta se emplea en el lenguaje popular para designar los dolores musculares difusos, normalmente sin gravedad alguna, pero que pueden ir acompañados de fiebre y cansancio.

El descanso: Si las agujetas están asociadas a un trabajo excesivo o a una infección, es fundamental el descanso. Sin quedarse, necesariamente, en la cama, se debe bajar el ritmo de las actividades cotidianas.

Tomar un baño caliente. Es un método excelente para relajar las agujetas benignas. Las bolsas de agua caliente, los bálsamos terapéuticos no aportan más que un bienestar localizado. El baño caliente es lo que mejor nos va si padecemos este mal.

Pero cuidado, está contraindicado, en caso de fiebre alta. En este caso lo primordial es bajar la temperatura corporal.

No se debe tomar ningún tipo de baño excesivamente caliente, si se sufre una enfermedad cardiovascular. Esto podría causar una vasodilatación, una baja de la tensión arterial, provocando una debilidad generalizada, y un aumento del ritmo cardíaco (para compensar la bajada de tensión).

La toma de analgésicos. Tomar aspirina cada cuatro horas ayuda a disminuir el malestar y la fiebre. Los antiinflamatorios pueden ayudar a aliviar los síntomas.

La aspirina se debe evitar y también los antiinflamatorios cuando existen ciertos factores de riesgo: la edad, los niños, las personas que sufren úlceras de estómago, los que toman anticoagulantes. Estos medicamentos pueden provocar ciertas complicaciones.

Las agujetas, debidas a un exceso de trabajo o a una gripe, desaparecen habitualmente a las 48 horas.

Mantenerse en forma: El mal estado físico es la primera causa de sufrir unas agujetas por realizar un esfuerzo físico intenso. Esforzaos por mantener la forma física (a base de un entrenamiento progresivo) y no olvidéis del calentamiento previo.

Si sois más bien sedentarios, se aconseja consultar a un médico antes de establecer un programa de actividad física habitual.

Más información – Alimentación y cuidado de los huesos -I


Escribe un comentario