Contraindicaciones del aloe vera

aloe vera

Primeramente, antes de profundizar en el tema de las contraindicaciones del aloe vera, es importante recordar que este producto natural posee una infinidad de propiedades buenas para el cuerpo y que puede utilizarse:

de manera externa: la aplicación de aloe vera sobre la piel, las heridas, las quemaduras, etcétera no posee ninguna contraindicación. Se puede utilizar esta planta sin peligro. En cualquier caso, si el uso tópico del aloe vera conlleva un una reacción alérgica, es esencial dejar de utilizarla y consultar con un médico.

De manera interna: la ingestión de aloe vera está contraindicada en ciertos casos y será indispensable saber cuándo es inapropiado beber el jugo de aloe vera. De esta forma, siempre será bueno consultar con un profesional de la salud antes de comenzar a tomar un tratamiento que implique el uso del aloe vera.

De la misma forma, las mujeres embarazadas o que dan el pecho deben evitar el jugo de aloe vera porque ciertos componentes pueden pasar a la leche materna y conllevar complicaciones. Además, es posible que el aloe vera actúe como un agente abortivo porque favorece las contracciones uterinas.

El aloe vera a nivel interno no conviene por lo tanto a este tipo de mujeres. También es importante destacar el poder laxante del aloe vera. De esta forma, las personas que siguen un tratamiento médico para facilitar su tránsito intestinal, deben tener cuidado. Cualquier persona debería consumir zumo de aloe vera  pero jamás en exceso.

La aloína, uno de los componentes del aloe vera, actúa como un potente laxante y diurético, que puede provocar diarreas y por lo tanto un exceso de heces. Esto implica igualmente una pérdida consecuente de minerales, como potasio, lo que podría conducir a una deshidratación. Por otro lado, la administración por vía oral del zumo de aloe vera o de sus derivados en los niños con menos de 12 años está desaconsejada.

De cualquier forma, esto podría conllevar la aparición de efectos secundarios tóxicos con dolores a nivel del estómago, diarreas, etcétera. Por consiguiente, alternativas que no presentan riesgos para la salud deben ser encontradas para los niños de poca edad.


Escribe un comentario