Consejos para reducir las glándulas mamarias de los hombres

pectorales

Conviene acudir al médico con el fin de determinar la causa de la desproporción del pecho. Las posibles causas son la obesidad, la ingesta de medicamentos, niveles bajos de testosterona y el consumo de estrógenos de origen vegetal. Es normal que los adolescentes sufran por culpa de un aumento de las glándulas mamarias por razón de la fluctuación de los niveles de testosterona durante el crecimiento.

Conviene reducir las fuentes de estrógenos vegetales del régimen. Las fuentes más comunes de estrógenos vegetales son los alimentos como la soja, el tofu, la leche de soja, las semillas de lino, las semillas de sésamo, el ajo, los dátiles, las pipas de girasol, los cacahuetes, las habas, las almendras, etcétera.

Conviene reducir igualmente la exposición a los xenoestrógenos inorgánicos. Los xenoestrógenos son productos químicos ambientales que causan desarreglos hormonales en los hombres y también en las mujeres. Algunas de las fuentes más conocidas de xenoestrógenos son los insecticidas y los herbicidas.

Conviene hacer ejercicio con frecuencia con el fin de perder el exceso de peso y aumentar los niveles de testosterona. Para muchos hombres este desarrollo excesivo de las glándulas mamarias es el resultado de un aumento de peso y el tejido adiposo se almacena a nivel del pecho. Conviene pues combinar entrenamiento aeróbico con musculación con el fin de reforzar el cuerpo y mejorar la forma de los músculos pectorales.

Lo ideal es hablar con el médico sobre los tratamientos médicos si se han realizado las etapas anteriores y que la preocupación es creciente con relación a las glándulas mamarias. Las posibles opciones médicas comprenden medicamentos para equilibrar los niveles hormonales, la cirugía, y la cirugía plástica como último recurso.


Escribe un comentario