Consejos para hacer una mascarilla de vitamina C

vitamina c

Las arrugas tienen como principal componente la vitamina C. Resulta que la vitamina C es una de las vitaminas más eficaces para cuidar la piel porque ayuda a retrasar el envejecimiento celular, favorece la producción de colágeno y mantiene la piel a la vez firme y radiante.

La vitamina C estimula la formación de colágeno y combate el envejecimiento de la piel y previene la aparición de arrugas y de líneas de expresión prematuras. Se trata de un antioxidante que frena los daños producidos por los radicales libres, responsables del envejecimiento celular.

También retrasa los efectos del sol sobre la piel y previene la aparición de manchas pigmentarias provocadas por una sobreexposición al sol. Igualmente aporta energía y vitalidad a la piel del rostro. Si deseáis sentir todos los beneficios de la vitamina C sobre la piel del rostro y fabricar una mascarilla casera que os ayude a rejuvenecer, iluminar y embellecer la tez, conviene prestar atención a la receta que explicamos a continuación.

Para preparar esta mascarilla, son necesarios los siguientes ingredientes:

  • Un kiwi.
  • Una naranja.
  • 3 cucharadas de miel.

En primer lugar se pela el kiwi y se corta en rodajas con ayuda de un cuchillo. Después, se extrae el jugo de la naranja utilizando un exprimidor manual o eléctrico. Después se vierte el líquido en una batidora. Se añaden al zumo de naranja las rodajas de kiwi y las 3 cucharadas de miel.

Es preferible que la miel sea líquida, en caso contrario hay que calentarla ligeramente con anterioridad. Se mezclan todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea. Basta con aplicar la mascarilla de vitamina C sobre el rostro.

Conviene asegurarse de que la piel esté completamente limpia y desprendida de cualquier impureza con el fin de que todos los nutrientes de la preparación penetren y actúen sobre las capas más profundas de la dermis.

La combinación de dos frutas, kiwi y naranja, que contienen las mayores cantidades de vitamina C y de miel, que es un potente hidratante natural, permitirá ver resultados de forma inmediata.

Se extiende la mascarilla de manera uniforme sobre el cuello y el rostro, evitando el contacto con los ojos. De esta forma ayuda a prevenir la formación de arrugas en el cuello. Una vez aplicada, se masajea suavemente a través de movimientos circulares para que la piel absorba completamente la preparación y luego se deja actuar durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, se enjuaga con agua fría o templada.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario