Consejos para adelgazar en el gimnasio

Gimnasio

La primera cosa y la más importante para perder peso en un gimnasio es no perder la motivación. Mucha gente que comienza una rutina de entrenamiento espera generalmente ver resultados en las primeras semanas, lo que es bastante complicado, porque esto depende del estilo de vida que se ha llevado hasta el momento, y de las prácticas alimenticias que se mantienen a diario.

Por lo tanto, es importante saber que los efectos visibles del deporte comienzan a preservarse a partir de los 3 meses, a condición de que sea constante y se adopten hábitos sanos.

Igualmente, no se puede perder peso si se acude a un gimnasio de forma intermitente y no se mantiene cierta frecuencia. Cabe destacar que para ver resultados deportivos, hay que ejercitarse al menos 3 días a la semana. Si solamente se va una o dos veces, el cuerpo no notará el ejercicio, y no servirá para gran cosa. Por consiguiente, conviene fijarse un calendario y acudir 3 días a la semana, para poder perder los kilos superfluos.

Lo mínimo son 3 días, pero el máximo es 5. Conviene pensar que el cuerpo necesita reposo para regenerarse y permitir a los músculos hacerse más fuertes. Es contraproducente ir 7 días a la semana a un gimnasio, porque no se permite al cuerpo asimilar el ejercicio y se podría sufrir un sobreentrenamiento.

Otro consejo para perder peso en un gimnasio es comenzar la sesión de entrenamiento con ejercicios de musculación y terminar la sesión con ejercicios de fitness. Todo el mundo sabe que el orden inverso es el que se ha defendido siempre, pero la verdad es que para maximizar la combustión de grasa gracias a los ejercicios de cardio, es preferible comenzar por musculación.

El cuerpo almacena glucosa procedente de alimentos que se comen. Esta reserva se encuentran en los músculos y en el hígado, por consiguiente, se comienza el entrenamiento por ejercicios musculares, se consumen estas reservas, y por consiguiente, se beneficia de la energía.

Después, conviene terminar con ejercicios de fitness con los cuales no se explota la energía de la glucosa, sino directamente la reserva de grasa que se ha almacenado. De esta forma se aprovecha mucho mejor el ejercicio y se consigue quemar más grasas.


Escribe un comentario