Cómo preparar chips de remolacha dorada caseros

Chips de remolacha dorada

Los chips de remolacha dorada son un fantástico aperitivo, además de un sustituto saludable para las típicas bolsas de patatas fritas, las cuales son realmente adictiva, pero cuyo aporte de grasas saturadas es altamente perjudicial para las arterias cuando se abusa de su consumo.

La remolacha favorece el tránsito intestinal y sacia el apetito, por lo que ayuda a perder peso. Asimismo, ayuda a regular la tensión arterial y previene el envejecimiento prematuro de las células con su poder antioxidante.

Para preparar estos chips, necesitarás tres remolachas medianas. Con la ayuda de un cuchillo bien afilado, córtalas en láminas finas. En un tazón, mezcla la remolacha ya cortada con dos cucharadas de aceite de oliva. A continuación, sazona con sal y pimienta al gusto, pero recuerda que cuanta menos sal lleven, más saludables serán. Para potenciar su sabor, puedes añadirles otras especias de tu gusto además de la pimienta en lugar de sal.

Mientras precalientas el horno a 200 ºC, coloca una hoja de papel vegetal sobre la bandeja del horno y coloca la remolacha, con cuidado de que no queden las láminas unas sobre otras. Hornea los chips durante unos 20 minutos o hasta que la remolacha esté crujiente. Y es que cabe señalar que el tiempo varía en función de cada horno.

Cuando retires los chips de remolacha del horno, te aconsejamos que los transfieras a una rejilla, donde se irán volviendo más crujientes a medida que se enfrían. ¡Y ya están listas para comer! Un aperitivo genial que te permitirá disfrutar de todos los beneficios de la remolacha a la vez que te libras de los efectos perjudiciales de los típicos chips de patata y otros snacks industriales, que causan aumento de peso y colesterol, dos de los mayores enemigos para gozar de una vida larga y saludable.


Escribe un comentario