¿Cómo hacer puré de avellanas?

avellanas

El puré de avellanas es una preparación dietética excelente para la salud. Además, se puede acomodar fácilmente a los postres, pero no únicamente, también es ideal y aporta a los platos salados al igual que a las vinagretas un toque de distinción. Disponible en tiendas biológicas, este producto suele tener un precio bastante alto. Por esta razón presentamos una receta sencilla de realizar y poco costosa.

Para un bote de puré de avellanas se requieren 250 gramos de avellanas enteras. En un primer tiempo, se deben tostar las avellanas en el horno. Se disponen las avellanas sobre una placa cubierta de papel de horno. El horno se calienta a 160 grados y se hornean durante 10 minutos. Es primordial que las avellanas no se quemen. Si es el caso, entonces hay que volver a empezar.

Se sacan las avellanas del horno y se dejan enfriar algunos minutos. Si queréis retirar la piel, conviene usar un paño y frotarlas entre sí. Éste puré se llama blanco. Sin embargo, si deseáis un gusto más pronunciado, es preferible conservar la piel. Se llama puré completo.

Después se vierten las avellanas en la batidora y se mezclan deteniendo el aparato cada 30 segundos. Después de algunos segundos, se obtiene un polvo. Se sigue mezclando hasta obtener una pasta bastante fluida, incluso aceitosa.

Este ingrediente se utiliza también para muchas preparaciones dulces de repostería, y sirve para elaborar la pasta de avellana. En este caso, se debe realizar la misma receta con una modificación. Después de tostar las avellanas se debe realizar un caramelo y mezclarlo con las avellanas completas. Se extienden los frutos secos sobre una placa y se dejan enfriar. Se rompe en diferentes pedazos y se mezclan.


Escribe un comentario