¿Cómo el alcohol afecta al hígado?

Higado

Antes de nada, es necesario comprender cómo el alcohol que absorbemos es asimilado, tras haber llegado al estómago, el 20 por ciento del alcohol es absorbido por las paredes del estómago, y el 80 por ciento restante pasa al intestino delgado, y de ahí a la sangre. La sangre redirige este alcohol hacia el hígado para que sea asimilado y transformado en una sustancia inofensiva para el cuerpo, gracias a unas enzimas.

Un consumo excesivo de alcohol sobrecarga el hígado de trabajo y conlleva depósitos de grasa en las células de este órgano. Eso provoca una inflamación del hígado. Esto es conocido con el nombre de esteatosis hepática. La esteatosis hepática no provoca generalmente ningún síntoma. De esta forma, muchos son los que sufren esta inflamación sin saberlo.

Además, cuando el hígado debe metabolizar más alcohol que lo que es capaz, unas lesiones y cicatrices pueden aparecer en este órgano interno. Esto provoca también una producción excesiva de enzimas y un aumento del número de radicales libres en el cuerpo.

Detener el consumo de alcohol puede permitir controlar esta afección hepática. Si no se revierte la tendencia y que se continúa bebiendo alcohol en gran cantidad, se corre el riesgo de tener una hepatitis alcohólica. Esta enfermedad conlleva una inflamación del hígado y requiere un tratamiento médico. De igual forma, consumir alcohol en fuertes dosis conlleva generalmente una cirrosis del hígado, una lesión hepática irreversible.

Provoca un endurecimiento del hígado, que no puede cumplir su función normalmente. Esta insuficiencia hepática causa serios problemas de salud en la persona afectada.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario