Beneficios notorios de la granada

granada

Es cierto que la granada es una fruta otoñal y que en primavera es más complicado encontrarla, sin embargo, si has estado consumiendo granada durante el otoño y el invierno, queremos comentarte cuáles son los beneficios y las propiedades que te han aportado al organismo.

La granada tiene multitud de virtudes, es conocida por sus perlas de color rojo intenso, por su suave sabor y por su dura corteza que le protege, pero esta fruta es mucho más valiosa por lo que esconde en su interior.

Propiedades de la granada

Es una de las frutas más apreciada entre los que buscan un buen antioxidante que combate deliberadamente contra los radicales libres del ambiente, es muy rico en vitaminas y posee virtudes medicinales. Tiene un alto contenido en vitamina C, además de la vitamina B5, A, E y ácido fólico. Además de contener potasio ideal para los deportistas.

Un fruto del cual se puede utilizar muchas de sus partes, no se desperdicia nada, porque tanto sus semillas, la cáscara y sus flores son utilizadas.

Se ha descubierto que el zumo de granada puede ayudar a reducir un 25% los casos graves de aterosclerosis, una enfermedad que afecta a las arterias gruesas de nuestro organismo.

Grandes beneficios

Gracias a su composición, es ideal para limpiar nuestras arterias, combatir los agentes que oxidan nuestro cuerpo y brindarnos con grandes vitaminas, pero esto no es todo, la granada además, nos ayuda en los siguientes aspectos:

  • Es un buen antiinflamatorio
  • Fortalece huesos y músculos
  • Equilibra los niveles de azúcar, ideal para diabéticos
  • Nos alivia del estrés y la ansiedad
  • Previene que la grasa se nos acumule en la zona abdominal
  • Protege nuestro cartílago
  • Previene la diarrea
  • Ayuda a eliminar parásitos intestinales
  • Las partes blancas son perfectas para nuestra salud dental 
  • Si aplicamos el jugo de granada es perfecta para proteger nuestra piel

Distintas formas de consumirla

 

Muchos alimentos deberían tomarse en ayunas para que sus propiedades sean absorbidas correctamente y casi en su totalidad, lo que ocurre con la granada es que es una fruta que necesita su tiempo para ser consumida.

Para conseguir las semillas de la granada tan sólo tenemos que cortarla por la mitad y golpear esas mitades con ayuda de una cuchara, o sino, cortarla en cuartos e ir soltando sus semillas.

Podemos consumir esas semillas en “crudo”, sin preparación alguna o sino, se puede realizar un rico zumo de granada. No debemos añadir nada a este zumo, ya que la granada ya aporta suficiente fructosa, el azúcar de la fruta.

Por otro lado, podemos conseguir el extracto de su cáscara, que es la que contiene todas las propiedades antioxidantes, o sino, podemos conseguir en nuestro herbolario más cercano, el aceite de semilla de granada, el encargado de ser un antiinflamatorio natural.

Por último, con sus flores podemos realizar una infusión con un vaso de agua. No hay excusa para no beneficiarse de esta fruta, la granada tiene multitud de posibilidades y si se toma de manera constante al menos durante 3 meses 3 veces a la semana notaremos sin dudar sus grandes beneficios.


Escribe un comentario