Beber y comer, ¿es saludable?

21

Comer y beber al mismo tiempo suele ser una costumbre muy común entre muchas personas, ya que facilita la masticación, sin embargo este habito puede no ser muy saludable para el sistema digestivo.

El consumo de agua o líquidos durante las comidas puede inhibir en el estómago la capacidad digestiva y provocar un incremento de la insulina, afectando la digestión de las grasas, según Times of India.

Un especialista hindú en macrobiótica explica que el consumo de agua potable mientras se come, puede inhibir las funciones digestivas, repercutiendo de manera muy significativa sobre aquellas personas que tiene problemas en este nivel, empeorando su condición.

El estómago de forma natural segrega sus jugos digestivos cuando comenzamos a comer, sin embargo si comenzamos a tomar agua al mismo tiempo, estamos diluyendo dichos jugos o ácidos digestivos que se han liberado para digerir los alimentos, alterando el proceso normal y por lo tanto generando un desequilibrio, que se traducirá en una incorrecta asimilación de nutrientes y un exceso de trabajo intestinal.

Beber durante las comidas también puede conducir a elevar los niveles de insulina en el torrente sanguíneo y cuando esto sucede el manejo de las grasas se hace deficiente, induciendo a depositarlas en distintas partes del cuerpo como grasa fija, siendo el deposito más común a nivel del bajo vientre o cinturón abdominal, lo cual puede traer consecuencias para la salud que van más allá de la estética, ya que el perímetro abdominal puede tener consecuencias cardiacas, según lo han determinado los últimos estudios.

Para tener en cuenta; beber un poco de agua durante la comida no representa una gran preocupación, pero tomar un o dos vasos, sí puede interferir con la digestión. Por lo tano lo mejor es beber agua antes de comer o dos horas después de una comida, ya que esto si ayuda a la la absorción de nutrientes, dicen los investigadores.

Imagen: MF


Escribe un comentario