Algunos consejos para evitar la grasa innecesaria

cenanavidad

Conviene beber mucha agua antes de las comidas. Beber dos vasos de agua antes de comer permite sentiros saciados y comer menos, y por lo tanto consumir menos grasa. Paradójicamente, la reacción del cuerpo en caso de deshidratación es la retención de líquidos, un fenómeno nocivo para el cuerpo y que no ayuda a perder peso.

Comer verduras en todas las comidas. Las comidas deben ser los protagonistas del régimen alimenticio. En efecto son alimentos llenos de nutrientes pero bajos en calorías. De esta forma, se reduce en un 20% la grasa total de las comidas, pero no conviene añadir ni mantequilla, ni margarina, ni nata. Tan sólo un poco de aceite de oliva preferentemente.

Se debe cocinar la carne al vapor, al horno o a la plancha. Esto permite que parte de la grasa se pierda. Durante la cocción la grasa gotea y tan solo permanecen los nutrientes y los minerales, reduciendo así las calorías del plato. Igualmente, conviene optar por carnes blancas como el pollo o el pavo, ricos en proteínas pero pobres en grasas, contrariamente a las carnes rojas.

Tomar un buen desayuno todas las mañanas. Nunca se debe saltar esta comida, porque contrariamente a lo que se puede pensar, en vez de consumir menos calorías, incita a comer más durante el resto del día. Conviene favorecer los alimentos como los cereales integrales, la avena, los huevos, los zumos y frutas naturales, los frutos secos, por su alto contenido en fibras que sacian durante más tiempo.

Cuidado con las salsas. Conviene saber que la mayonesa y la salsa alioli son salsas muy grasientas y energéticas. Por el contrario, las salsas más ligeras son el ketchup y la mostaza que no superan la barrera de las 100 kilocalorías por cada 100 gramos.

Si deseáis freír alguna cosa intentar no añadir demasiados alimentos al mismo tiempo, sobre todo si son alimentos congelados. Si se fríen alimentos congelados, la temperatura del aceite baja inmediatamente y los estudios han demostrado que en estos casos, los alimentos absorben mucha más materia grasa. Por lo tanto se recomienda no comer alimentos fritos más que algunos días a la semana.

Para los postres, se deben favorecer las frutas frescas y los productos lácteos, a condición de que estén desnatados, y sobre todo consumirlos al final de la comida. También se pueden tomar algunos trozos de fruta fresca entre las comidas. Un trozo de pastel o un helado puede superar las 350 calorías. Estos alimentos se deben reservar para algunos días en particular, o cuando se come más ligero.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario