4 ingredientes que engordan mucho aunque no lo parezca

leche

Para adelgazar y mantener la línea de una manera infalible hay que examinar con lupa los ingredientes que utilizamos en la cocina, ya que la mayoría de personas utiliza e incluso abusa de ingredientes que engordan mucho sin saberlo. En esta nota señalaremos cuatro alimentos que, a pesar de ser saludables, pueden provocar un aumento de peso si no se controla su ingesta, dado que una cosa, y esto es muy importante tenerlo siempre en cuenta, no quita la otra.

Tanto la leche como el aceite de coco representan numerosos beneficios para la salud, pero a la hora de utilizar estos ingredientes en la cocina no hay que olvidar que contienen una cantidad muy elevada de calorías. Una taza de leche de coco envasada aporta alrededor de 74 gramos de grasa, el 74 por ciento de la cantidad diaria recomendada, mientras que el aceite de coco está considerado como una grasa sólida con altas cantidades de grasas saturadas, por lo que se debe ingerir con moderación. Para que estos dos ingredientes no estropeen tu línea, elige una variedad light en lo que a la leche de coco se refiere y no abuses del aceite de coco.

Los frutos secos son ideales para aportar un toque crujiente a las ensaladas y postres, pero su aporte de calorías los convierte en un enemigo de la línea si no se consumen con moderación. Pertenecen a ese grupo de ingredientes que engordan mucho; para que te hagas una idea, 14 mitades de nueces contienen la friolera de 185 calorías y 18 gramos de grasa, por lo que ten presente que cuando añades un puñado de nueces a la masa del postre o la ensalada estás aumentando su valor calórico en varios cientos. Así que cuando ingieras nueces, calcula las porciones de manera que no sobrepasen 1/4 de taza o menos.

Si bebes varias tazas de café durante el día, utiliza leche desnatada, ya que la leche semidesnatada y, sobre todo, la leche entera disparan el número de calorías de esta bebida, poniendo en peligro la línea de cualquier persona. El número de calorías extra en una semana puede alcanzar las mil, así que es para pensárselo. Reserva la leche entera o semi para la mañana y el resto del día utiliza desnatada, o mejor aún, no bebas más hasta el día siguiente.


Escribe un comentario