Hay una razón de peso para programar los paseos en la hora de la comida

Los paseos desestresan, levantan el ánimo y ayudan a mantener el organismo en marcha, incluyendo la quema de calorías. Todos estos beneficios convierten a este hábito saludable en una de las cosas que no podemos dejar de hacer a diario.

Pero ¿existe un momento del día mejor que los demás para salir a pasear o cualquier hora es buena? Está claro que más vale hacer ejercicio que no hacerlo, pero según las investigaciones, programar los paseos antes o después de comer es una inteligente estrategia si se desea perder peso.

Además de ayudar a hacer la digestión, caminar al terminar la comida también puede aumentar la quema de grasa. Eso se debe a que quedarse sentado durante una hora o más reduce las enzimas del cuerpo encargadas de quemar la grasa hasta en un 90 por ciento.

Los paseos mantienen el metabolismo a pleno rendimiento, mejorando la capacidad del cuerpo para deshacerse de la grasa. Y cuando más nos interesa que esta función vaya como la seda es cuando ingerimos alimentos.

De esta manera, levantarse del escritorio y estirar un poco las piernas es especialmente aconsejable tanto después de comer como justo antes, ya que el metabolismo se mantiene acelerado durante la digestión en ambos casos. Así que si tienes la oportunidad de programar tus paseos diarios a la hora de comer, tu silueta saldrá más beneficiada que en otro momento del día.

Si prefieres ir en bici o practicar running en lugar de caminar, las ventajas son exactamente las mismas. Se trata de hacer un poco de cardio, que recordemos es una de las formas más efectivas de mantener el metabolismo en marcha e impidiendo que lo que comemos se almacene donde no debe.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *