Té verde o té negro – ¿Cuál elegir?

El té es, junto al agua, la bebida más consumida del mundo. A pesar de que el té verde se lleva la mayor parte del reconocimiento, el té negro también ofrece extraordinarios beneficios para la salud.

El té verde contiene unos fitoquímicos que aumentan el estado de alerta mental, mejoran el estado de ánimo, ayudan a quemar grasa y mantienen la piel saludable.

Todavía no hay conclusiones definitivas, pero las investigaciones sugieren que beber té verde de manera regular puede reducir el colesterol LDL a la vez que aumenta el HDL, así como reducir el riesgo de diabetes tipo 2 hasta en un 33 por ciento y aliviar los síntomas de la artritis reumatoide –como el dolor en las articulaciones y la inflamación–.

Por su parte, el té negro es el más consumido del mundo, representando alrededor del 75 por ciento del consumo mundial de té. Tomar esta bebida regularmente puede ayudar a reducir el riesgo de un ataque al corazón. Asimismo, los estudios sugieren que fortalece los huesos y reduce el riesgo de cálculos renales en las mujeres.

Al igual que el verde, el té negro contiene cafeína, por lo que si buscas un impulso mental, ambas opciones son buenas. Otros beneficios que comparten son la reducción del riesgo de cáncer, así como la ralentización de su progresión (aunque se necesita más investigación) y la reducción del riesgo de enfermedad de Parkinson, así como el de cáncer de ovario en las mujeres.

Como habrás podido comprobar, ambos son altamente beneficiosos para la salud, por lo que únicamente las preferencias personales te deberían hacer decantarte por un tipo u otro. Y recuerda que, en lo que se refiere a las infusiones como complemento alimenticio, existen otras plantas medicinales súper interesantes para la salud, como la manzanilla, la menta o el propio té blanco.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *