Cómo superar la adicción a la cafeína

¿Sientes que jamás podrás superar tu adicción a la cafeína? Si dependes demasiado de este compuesto y no sabes cómo romper las cadenas, sigues estos consejos.

Se trata de trucos altamente eficaces que harán que el café tenga mucho menos protagonismo en tu vida e incluso que la abandone para siempre.

Reduce poco a poco la cantidad semanal

Para superar la adicción a la cafeína, lo mejor es hacerlo lentamente. De esta manera, se evitan desagradables efectos secundarios, como el dolor de cabeza. Una vez hayas reducido tu número de tazas de café semanales, puedes comenzar a añadir café descafeinado o simplemente seguir rebajando la cifra hasta que esté completamente fuera de tu dieta.

Si lo tuyo son los refrescos con cafeína, no los reemplaces por variedades descafeinadas. En su lugar, apuesta por el té (que también tiene cafeína, pero mucha menos), el agua con gas o el agua. Se trata de un cambio importante, pero después de un par de semanas, tu organismo ya sólo te demandará agua, con todas las ventajas que ello representa para la salud y la silueta.


Come más verdura y menos carne

Aunque todavía no existen estudios que lo respalden, muchas personas aseguran que sintieron como su necesidad de cafeína disminuyó cuando comenzaron a ingerir más verdura y menos carne. Reducir el consumo de azúcar, sal, harinas y granos también puede desempeñar un papel en lo referente a desengancharse con éxito. Si sientes que este compuesto domina tu existencia, no está de más poner en práctica este truco. No tienes nada que perder, pero sí mucho que ganar. En el peor de los casos, terminarás llevando una dieta más saludable.


Practica más ejercicio

Las personas toman café por la mañana porque, al representar un impulso de energía, les ayuda a superar la pereza y ponerse en marcha. Hace que te sientas preparado para afrontar cualquier desafío físico y mental. Pues bien, el ejercicio funciona igual de bien en este aspecto, incluso mejor. Practicar ejercicio al aire libre libera endorfinas, además de fortalecer el sistema inmunológico y promover un sueño reparador. Todo esto hace que al día siguiente nos sintamos con más energía. Incluye una rutina de ejercicios regular de al menos 15 minutos al día y comprueba cómo tus niveles de energía por la mañana no necesitan la cafeína para elevarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *