Semillas de chia

Como seguramente habrás podido comprobar, la popularidad de las semillas de chia se ha disparado en los últimos años. Actualmente, la industria alimentaria las añade a una infinidad de productos, incluyendo cereales, panes y barritas.

Asimismo, es muy habitual encontrarlas entre la lista de ingredientes de recetas caseras de estilo saludable, incluyendo smoothies y bebidas con diferentes propósitos, por ejemplo para deshinchar el vientre.

¿Qué son?

Las semillas de chia proceden de la chia o salvia hispánica. Se trata de una planta originaria de México y Guatemala que pertenece a la familia de la menta y que los aztecas ya cultivaban hace siglos.

El tamaño de dichas semillas es pequeño (lo que es una ventaja a la hora de espolvorearlas sobre las comidas), mientras que su forma es de tipo ovalado. Otra seña de identidad es su color: blanco y negro.

Propiedades

Comer semillas de chia es una forma excelente de obtener ácidos grasos omega 3, un nutriente esencial para mantener en buen estado el cerebro, el corazón o la vista. Dos cucharadas (que es la dosis diaria generalmente recomendadada) contienen 5 gramos de omega 3.

Su contenido en calcio, fósforo y manganeso las convierte en aliadas de las personas con problemas óseos. Asimismo, aportan fibra, proteínas, hierro y magnesio. Dado que aumentan varias veces su tamaño en el estómago, suelen aparecer en listas de alimentos ventajosos para bajar de peso.

Cómo tomarlas

No se caracterizan por su sabor. Aparte de su cualidad crujiente, apenas se nota su presencia en la comida. Sin embargo, no se utilizan porque sean sabrosas, sino debido a que se les atribuye importantes beneficios para la salud.

Añádelas tal cual (no es necesario molerlas) a tus yogures y smoothies, así como a masas de panes, bizcochos y otros horneados, para disfrutar así de manera sencilla de todas sus cualidades. Si las tomas remojadas o molidas te beneficiarás igualmente de sus propiedades. Elige entre las diferentes formas en función de tus preferencias personales y las características de cada receta.

Emparejarlas con avena es una excelente idea, especialmente si necesitas reducir los niveles de estrés. Y es que esta unión da como resultado una comida relajante rica en triptófano, magnesio y otros minerales con cualidades contra el estrés y la ansiedad.

Cuando compres productos industriales con semillas de chia, lee atentamente las etiquetas para asegurarte de que no está repleto de azúcares o ingredientes artificiales. Es importante señalar que el hecho de que algo contenga chia u otro ingrediente por el estilo no convierte a unas magdalenas empaquetadas (por poner un ejemplo) en algo automáticamente saludable.

Cómo tomar semillas de chia para el estreñimiento

La fibra desempeña un papel central en el alivio del estreñimiento, y en este sentido las semillas de chia, al ser una gran fuente de fibra, pueden proporcionar una cantidad considerable de este nutriente. Los estudios señalan que 100 gramos de este alimento contienen alrededor de 35 gramos de fibra.

Cuando se ponen en remojo, las semillas de chia se transforman en una especie de gel. La responsable es su fibra soluble. Este tipo de fibra ayuda a combatir el estreñimiento alimentando las bacterias buenas de los intestinos, aumentando la densidad de las heces y facilitando su movimiento. Por este motivo se recomienda ingerirlas utilizando este método (remojadas en lugar de secas y crudas) cuando se sufran episodios ocasionales de estreñimiento.

Contraindicaciones

Los expertos advierten de que comer semillas de chia crudas puede entrañar riesgos para la salud, especialmente a aquellas personas con antecedentes de problemas para tragar. Tomar una cucharada de semillas de chia acompañada de un vaso de agua puede resultar cuanto menos incómodo, ya que es probable que no dispongan del tiempo suficiente de llegar al estómago antes de realizar su famosa expansión.

A pesar de que ponerlas en remojo con agua suficiente antes de ingerirlas puede eliminar dichos riesgos, si tu esófago se ha quedado obstruido con anterioridad o sospechas que puede hacerlo, lo más aconsejable es que consultes con tu médico antes de comer chia en cualquiera de sus formas.

Dónde comprarlas y precio

Actualmente, se pueden encontrar semillas de chia en la mayoría de supermercados. Generalmente, su precio es bastante económico, aunque puede aumentar ligeramente en función de la calidad y la cantidad elegidas por cada marca para sus respectivos productos. En cualquier caso, si las consumes regularmente, lo más inteligente es invertir en presentaciones familiares, que son más caras, pero que, a medio plazo, resultan más económicas.

Si te decantas por las semillas de chia orgánicas o procedentes de campos de cultivo ecológicos, las encontrarás más fácilmente dirigiéndote directamente a tiendas especializadas, tanto físicas como online. Cabe señalar que, al ser más exclusivas, sus precios también son algo superiores en comparación con los de las semillas de chia corrientes. No obstante, son sumas que continúan manteniéndose dentro de lo que se considera asequible.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.