Remedios caseros para la tos

La tos es una afección respiratoria que puede ser muy molesta si no se trata a tiempo, tener tos puede provocarnos dolores de garganta, irritación y escozor al tragar.

Se puede presentar con mayor frecuencia durante las horas de la noche, sobre todo durante las madrugadas cuando baja la temperatura en el hogar.

La tos es muy común tanto en niños como en adultos, no hay distinción, los remedios naturales y caseros que veremos a continuación nos ayudarán a evitar los episodios nocturnos y diurnos que tan molestas llegan a ser.

Los remedios naturales han ayudado a lo largo de muchos años a todas aquellas personas que se han negado a consumir medicamentos químicos, igual de efectivos y que hoy por hoy se ponen de práctica para solucionar y mejorar la calidad de vida de muchas personas.

Remedios naturales contra la tos

A continuación veremos cuáles son los remedios que utiliza la gente para dejar de sufrir esos episodios de tos que no nos dejan descansar durante la noche. Si se alarga en el tiempo puede ser una patología que puede afectar directamente a nuestra salud.

Limón y miel

Estos dos ingredientes casan muy bien y se convierten en una excelente pareja para tratar y mejorar los síntomas de la tos nocturna. Se debe tomar justo antes de acostarse para que el efecto resida en nuestra garganta durante la noche.

Se prepara de manera muy sencilla. Debemos calentar un poco de agua y agregarle una cucharada de miel y el jugo de medio limón o si se desea, de un limón entero. Esta mezcla se debe tomar caliente y seguidamente nos debemos acostar y calentarnos para que sus efectos sean más eficaces.

Se descongestionarán la garganta y las vías respiratorias, podrás respirar mejor y la tos desaparecerá.

Jarabe casero de cebolla y miel

Podemos lanzarnos y preparar un jarabe casero a base de miel y cebolla. Un tratamiento muy efectivo para tratar la tos, un buen preventivo para que la tos no aparezca durante las altas horas de la madrugada.

La cebolla tiene propiedades antibacterianas y antibióticas, mientras que la miel tiene propiedades antisépticas, antibióticas y antiinflamatorias. Por ello, crean un binomio ideal para tratar la molesta tos.

Para preparar este jarabe necesitaremos ahuecar una cebolla grande, en el hueco añadiremos unas cuantas cucharadas de miel y dejamos reposar varias horas. Durante ese tiempo la cebolla soltará su jugo que junto a la miel creará un jarabe muy efectivo. De este jarabe, deberemos tomar una cucharada cada hora.

Jarabe de miel

Con un poco de miel podemos tratar la tos seca y que nos provoca escozor de garganta. Podemos mezclarla con aceite de coco o con jugo de limón. Por otro lado, un chupito de whiskey o de coñac mezclado con miel también podrá aliviarte ese episodio nocturno de tos.

Baño caliente

El vapor que se crea cuando nos damos un baño caliente nos ayuda a paliar la tos. El vapor suaviza las vías respiratorias, afloja la congestión nasal y las flemas en la garganta y pulmones.

Té de pimienta negra y miel

Puedes realizar un té de pimienta negra y miel, la pimienta estimula la circulación y el fluido de las flemas mientras que la miel produce un alivio natural de la tos.

Utilizando una cucharada de pimienta fresca y dos de miel en una taza de agua caliente, conseguirás dejando reposar 15 minutos un té muy especial para puede aliviar la tos. Deben tener cuidado las personas que sufren de gastritis, que no se les recomienda tomar ningún tipo de pimienta.

Té de tomillo

En algunos países el tomillo es una solución ideal para tratar la tos, las infecciones respiratorias y la bronquitis no se resisten al tomillo. Las pequeñas hojas de esta hierba contienen un potente remedio que calma la tos y relaja los músculos de la tráquea, reduce la inflamación.

Para realizar este té puedes remojar dos cucharadas de tomillo machacado en una taza de agua hirviendo. Una vez bien caliente añade miel y limón, esto mejorará el sabor y le añadirá fuerza al remedio natural.

Se debe beber mucho líquido

Beber muchos líquidos nos ayudan a aliviar la tos, a limpiar de toxinas el organismo para que sean expulsadas a través de la orina. Las infusiones, los tés o los jugos naturales no deben faltarte nunca si padeces de tos.

Chupar un limón

El limón puede ayudarte a calmar la tos, si estás padeciendo un episodio, corta un trozo de limón y chupa su pulpa, puedes añadirle sal y pimienta si lo deseas para que su efecto sea mayor.

Jengibre

El jengibre tiene grandes propiedades, muchísimas que ya hemos ido viendo. En la antigüedad se conocía por sus propiedades medicinales. Ayuda a descongestionar y es un potente antihistamínico. Puedes realizar un té de jengibre llevando a hervir 12 rebanadas de jengibre fresco en una olla con un litro de agua. Deja hervir durante 20 minutos y retíralo del calor. Cuélalo y añade una cucharada de miel y exprime como guinda un limón. Si notas que su sabor es muy picante puedes añadir más cantidad de agua.

Raíz de regaliz

Se conoce también como orozuz, se ha utilizado desde hace siglos para tratar los resfriados y la gripe. Puede ayudar a suavizar las gargantas inflamadas o irritadas para curar la tos. Podemos chupar un palo de regaliz para aliviar esos dolores de garganta.

Para concluir

No dudes en conseguir estos productos naturales para poder aliviarla. Padecer episodios de tos nocturna es una de los peores síntomas de un resfriado. No tanto como son los mocos, la tos puede hacer que pases muy mala noche porque no te deja descansar adecuadamente.

Si tienes una tos muy fuerte y llevas padeciéndola durante mucho tiempo, ponte en contacto con un médico para que sea el especialista el que te recomiende los mejores remedios para tratar la tos. No siempre los remedios naturales te ayudarán a deshacerte de las dolencias, desgraciadamente en ocasiones tenemos que recurrir a la medicina industrial y química que palían los síntomas más molestos de los resfriados o gripes comunes.

Trucos para adelgazar
Si quieres perder peso, no te pierdas estos consejos para adelgazar siguiendo un estilo de vida saludable.
Pierde 10 kilos en 21 días ¡Sin esfuerzos!Dieta alcalina, equilibra tu pH

Escribe un comentario