Por qué comemos Roscón de Reyes

roscón de reyes

En estas fechas todas las grandes comilonas de la noche de Reyes culminan con un rico y dulce Roscón de Reyes. Los más despistados lo compran a última hora, otros los preparan en casa y otros tantos lo encargan a grandes pastelerías para no fallar.

El 6 de enero se celebra la llegada de los Reyes Magos. Unos Reyes que llegaron al establo donde nació Jesucristo, le llevaron varios y valiosos regalos. A día de hoy, esta fiesta la rememoran los más católicos y los menos católicos regalando presentes a sus seres queridos. 

Desde la Edad Media se rememora este acontecimiento, principalmente en Francia, donde se decidía cada año un “rey de las fiestas”. Esa noche todos se reunían familiares y amigos alrededor de una rosca de pan dulce, donde escondían un haba como símbolo del cuerpo de Jesús. Hoy en día, también se siguen escondiendo artilugios, figuras o sortijas como sustitución de este haba.
En España, el Roscón de Reyes se conoció gracias a nuestro país vecino Francia, gracias a los soldados repatriados de Flandes y más adelante, fue Felipe V quien lo instauró. Como todos sabemos, el Roscón de Reyes se decora con azúcar y tiras de fruta dulce, fruta escarchada.
Durante un tiempo, la costumbre de introducir un haba desapareció y volvió a aparecer a mediados del siglo XIX, siendo escogida la fecha del 6 de enero para ser degustado. Aunque en algunos hogares se consume el día 5 por la tarde, en la víspera del día de Reyes.
El “juego” del roscón, consiste en repartirlo a partes iguales entre los presentes del convite y el que encuentre la figura del rey se convertiría esa noche en el “rey de la fiesta”. Mientras que el que encuentre el haba tendría el deber de pagar el postre y a la vez ser nombrado durante el convite “el tonto del haba”, origen del famoso insulto “tontolaba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *