Los nutrientes esenciales que todas la mujeres necesitan

Asegurarse de obtener los nutrientes esenciales que su cuerpo necesita en cada etapa de la vida debe ser una de las prioridades de todas las mujeres.

Y es que hacerlo se encuentra entre las claves para asegurarse una vida larga y feliz. A continuación te explicamos cuáles son esos nutrientes:

Hierro

Entre los 9 y los 13 años, las niñas deben aumentar su consumo de hierro hasta los 8 miligramos diarios para compensar la pérdida de sangre de la menstruación. A partir de los 14 años, la cantidad recomendada es de 15 miligramos diarios. Los mejores alimentos para obtener hierro son las carnes magras, el marisco, los frutos secos, las verduras de hoja verde, las legumbres y los cereales y panes reforzados con este mineral.

Calcio

A medida que envejecen, las mujeres son propensas a la pérdida ósea. Por esta razón los médicos recomiendan construir un esqueleto fuerte ya desde la adolescencia. Entre los 9 y los 18 años, se aconsejan 1.300 miligramos de calcio diarios. Además de los productos lácteos, este mineral se encuentra en verduras como la col rizada, el repollo o el brócoli.

Embarazo y Maternidad

Durante estas etapas de la vida, es importante no descuidar la ingesta de vitamina B, proteínas, hierro, calcio y vitamina D. Para obtener este último nutriente esencial, es necesario comer pescados grasos como el salmón, leches fortificadas y zumo de naranja. Salir a la calle también es una idea excelente, ya que el cuerpo fabrica vitamina D en respuesta al contacto con el sol, aunque es necesario proteger la piel para evitar quemarse.

Menopausia

El cuerpo de la mujer sufre un cambio como consecuencia de la menopausia, lo que significa que necesita más de algunos nutrientes y menos de otros. Hay que obtener suficiente calcio (1.200 miligramos al día) y vitamina D. La fibra, que ayuda a prevenir enfermedades y mantener el colon a pleno rendimiento, y la vitamina B6 (presente en los garbanzos, el hígado, el pescado y el pollo) también son fundamentales durante la menopausia y más allá para conservar un buen estado de salud.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *