Los beneficios de la nata líquida

 Nata

Todas las natas proceden de la leche de vaca. Esta se calienta a 35ºC y se vierte en una centrifugadora, de donde sale la nata, mezcla de grasa (de 30 a 40%) y de agua. Diferentes procedimientos se aplican después en función de la cantidad de nata que se quiere obtener, líquida o espesa.

La nata “fresca” es espesa puesto que ha sido pasteurizada y luego mezclada con fermentos. Esto le da ese sabor tan particular. Cuando es “doble” ha sido enriquecida con nata, y contiene, como su nombre indica, el doble de materias grasas (de 60 a 65%). Normalmente no se encuentra en comercios, pero los chefs de cocina y los pasteleros la aprecian mucho.

Pero esta nata fresca espesa puede ser cruda, es decir no pasteurizada. Es evidentemente la más frágil, pero también la más sabrosa. En cuanto a las natas líquidas, son más naturales, puesto que no llevan fermentos. Hay tres clases de nata: la nata “fresca” líquida que simplemente ha sido pasteurizada, la nata líquida esterilizada y la nata líquida UHT.

Estas natas líquidas son más suaves, su sabor es más simple, sobre todo cuando están esterilizadas y UHT, a pesar de que esta esterilización menos elevada daña algo menos los sabores. Son tan grasientas como las natas frescas espesas: de 30 a 35% de lípidos.

También están las natas líquidas “light“, esterilizadas o UHT y que contienen entre 5 y 12% de materias grasas.

Trucos para adelgazar
Si quieres perder peso, no te pierdas estos consejos para adelgazar siguiendo un estilo de vida saludable.
Pierde 10 kilos en 21 días ¡Sin esfuerzos!Dieta alcalina, equilibra tu pH

Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario