Las reglas de oro para aplanar el vientre de una vez por todas

vientre-plano

Tanto si es por razones estéticas como de salud, el objetivo de aplanar el vientre puede ser frustrante. Y es que a menudo, las personas chocan contra un muro y acaban dándolo por imposible.

Si lo analizamos en profundidad, en la mayoría de casos se debe a algún fallo en la estrategia. Si pones en práctica estas reglas de oro, tu camino hacia un vientre plano será en línea recta y a una velocidad constante.

Aprende a relajarte

¿Sabías que la grasa del vientre tiene cuatro veces más receptores de cortisol en comparación con el resto del cuerpo? Esto explica por qué las personas estresadas tienden a acumular más grasa abdominal que las que llevan una vida tranquila. Tomarte la vida con calma no sólo es clave para aplanar el vientre, sino que también es necesario para la salud física y emocional.

Comprueba tus números

50/30/20: Esos son respectivamente los porcentajes diarios de carbohidratos, proteínas y grasas que se ha comprobado que ayudan a manejar mejor el hambre y la saciedad, así como a mantener la grasa y el peso bajo control. Por ejemplo, si tu metabolismo basal (calorías que tu cuerpo quema diariamente en reposo), sumado a la actividad física, alcanzan la 1.800 calorías diarias, lo ideal sería comer 900 calorías de carbohidratos saludables, como verduras, legumbres y granos enteros; 540 calorías de proteínas y 360 de grasas saludables.

Prioriza la fibra

A corto plazo, una dieta rica en fibra promueve las buenas digestiones y sacia el apetito, ayudándonos a comer menos. Si miramos a largo plazo, a cinco años vista, puede reducir la grasa abdominal profunda en un 4 por ciento por sí sola. Dale un plus de fibra a tu dieta con aguacates, alubias negras, salvado de avena y manzanas rojas si deseas comenzar a aplanar el vientre de una vez por todas.

Construye músculo

El ejercicio aeróbico (caminar, correr, etc) es fundamental para quemar grasa, pero es combinado con el entrenamiento de fuerza cuando ayuda a reducir la cintura más rápido y mejor. Así que reserva unos minutos de tu rutina diaria al levantamiento de pesas. Y recuerda que si no te van las pesas, siempre puedes practicar bodyweight, una disciplina que consiste en utilizar el propio peso corporal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *