¿Son las carnes procesadas tan perjudiciales como dicen?

Las carnes procesadas es un grupo alimentario que incluye comidas como el beicon, las salchichas y el salchichón. El ahumado y el curado son métodos que ayudan a mejorar el sabor de la carne y alargar su tiempo de conservación, pero ¿tienen efectos perjudiciales sobre el organismo?

Las investigaciones asocian las dietas altas en carnes procesadas con un mayor riesgo de muerte por cáncer (especialmente de colon) y enfermedades cardiovasculares. Y eso también incluye a comidas envueltas en un halo de salud, como las salchichas de pollo y el pavo loncheado.

Los datos hablan por sí solos. Según la OMS, las personas que comen carnes procesadas todos los días tienen un 18 por ciento más de probabilidades de desarrollar cáncer de colon que aquellas que no lo hacen.

Las carnes procesadas son perjudiciales para la salud de las personas, razón por la que nunca deben ser un alimento básico de la dieta, sino algo que se come únicamente en ocasiones especiales, como una salida a cenar o un viaje.

Si estas comidas están muy arraigadas en tu dieta, una buena forma de comenzar a reducir su consumo es implantar un día vegetariano. Una vez a la semana tienes que ingeniártelas para pasar sin comer carne. La idea es ir añadiendo más hasta que, con el paso de los meses, haya más días vegetarianos que carnívoros en tu semana.

De la misma manera que es conveniente limitar el consumo de esta clase de carnes, hay que tener cuidado con el contenido en sodio, presente no sólo en los embutidos, sino en todos los alimentos procesados. La cantidad máxima se sitúa en 2.300 mg diarios… 1.500 mg si se es mayor de 50 años.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *