¿La cerveza engorda?

La cerveza engorda, pero no de manera automática. Beber cerveza puede conducir a veces a un aumento de peso, pero no siempre. A pesar de que no es el único factor que entra en juego, su aporte calórico desempeña un papel en este aspecto.

Descubre las razones por las que la cerveza engorda y si existe algo que se pueda hacer para evitarlo:

¿La barriga cervecera existe?

Disfrutar de una cerveza fría al final de una larga jornada es para muchas personas uno de esos pequeños placeres de la vida irrenunciables. Aunque no es necesario dejar de tomar cerveza, hay razones para al menos ir con precaución, ya que su consumo aumenta el riesgo de sobrepeso y obesidad.

Dado que el consumo regular de cerveza se ha asociado con la acumulación de grasa en la sección media, la barriga cervecera es una realidad. Sin embargo, no se la puede culpar a ella únicamente. También desempeñan un papel importante las comidas ricas en calorías que suelen acompañarla. Veamos sus causas en profundidad.

Las causas

El primer factor son sus calorías. Una cerveza normal puede aportar 150 calorías, algunas incluso 200. Por su parte, las variedades light tienen algunas menos; se sitúan entorno a las 100. Se trata de calorías vacías que se acumulan rápidamente cuando se toman varias seguidas, una situación que tiende a darse más con la cerveza que con otras bebidas.

En el segundo punto, la cerveza es responsable de manera indirecta. La cerveza –y en general todas las bebidas alcohólicas– tiende a aumentar el apetito, y cuando esto sucede no se suele acompañar precisamente de comidas bajas en calorías. Lo más habitual es que forme equipo con comidas ricas en grasa, como frituras y aperitivos altos en calorías.

El tercer y último factor por el que la cerveza engorda está relacionado con el funcionamiento del hígado. Normalmente, este órgano se encarga de quemar grasa, pero cuando se toma cerveza debe quemar alcohol en su lugar. Esto hace que sea más difícil perder peso, e incluso mantenerlo, cuando una persona es bebedora de cerveza.

Riesgos para la salud de la grasa abdominal

Ya haya sido causada por la cerveza o por otras comidas ricas en calorías, la grasa abdominal va más allá de los problemas estéticos que pueda o no causar. Las investigaciones han encontrado un fuerte vínculo entre ésta y una variedad de enfermedades, desde diabetes tipo 2 hasta hipertensión arterial, pasando por enfermedades cardiovasculares. Abusar de la cerveza también puede poner en riesgo el hígado.

¿Supone tu grasa abdominal un riesgo para tu salud? Averígualo midiendo tu cintura con una cinta métrica. Envuélvela justo por encima del ombligo y anota la cifra. La línea roja es de 90 cm para las mujeres y 100 en el caso de los hombres. Si es superior a esa medida, se aconseja ponerse a dieta, siempre bajo supervisión profesional.

Cabe señalar que para que la dieta sea más efectiva, es necesario combinarla con entrenamiento cardiovascular, como correr, montar en bicicleta, nadar e incluso caminar, si es a paso ligero.

¿La cerveza engorda menos cuando se es joven?

Las llamadas barrigas cerveceras son más frecuentes en personas mayores. La razón es que la cerveza, y en general todas las comidas calóricas, tienden a engordar menos durante la juventud.

Al parecer, los niveles hormonales desempeñarían un papel en dicho asunto. A medida que se envejece, éstos disminuyen, lo que aumentaría las probablidades de almacenar grasa alrededor del vientre.

Además, muchas personas suelen ir reduciendo su actividad física a medida que cumplen años. Eso obliga a consumir menos calorías para mantener el equilibrio entre las calorías que se consumen y las que se queman. E incluir alimentos ligeros y saludables en la dieta es una excelente estrategia. En cambio, los alimentos con muchas calorías hacen más probable el aumento de peso.

Palabra final

Beber cerveza no es un hábito que conduzca automáticamente a un aumento de peso. De hecho, hay personas con sobrepeso que no beben cerveza y personas delgadas que sí beben. La clave, como en todo lo relacionado con la comida, es hacerlo con moderación para no introducir en el cuerpo más calorías de las que se pueden quemar. Buena parte de la respuesta a si la cerveza engorda depende de si la persona es capaz de mantener un equilibrio entre las calorías ingeridas y las quemadas o no.

En cualquier caso, recortar su consumo se considera una buena idea cuando se necesita perder peso. Naturalmente, es un error pensar que para adelgazar basta con eliminar la cerveza de la dieta. Hay que practicar ejercicio y tener en cuenta que esta bebida probablemente no sea la única causa del sobrepeso.

Si no quieres engordar ni renunciar a la cerveza, hay varios consejos que puedes poner en práctica:

  • Limita el número diario
  • Enfoca la cerveza como una recompensa semanal
  • Apuesta por variedades light
  • Acompáñala de aperitivos bajos en calorías
  • Tómatela durante la comida en lugar de en el aperitivo para alejar la tentación de acompañarla de procesados ricos en calorías

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.