Intolerancia a la lactosa: ¿Qué le ocurre a mi cuerpo?

intolerancia a la lactosa

Si sufres intolerancia a la lactosa y has consumido leche o algún otro producto lácteo, puede que sientas algunos síntomas a las pocas horas. Lo que sucede con las personas intolerantes a la lactosa es que no pueden digerir correctamente el azúcar que contiene la leche, es decir, la lactosa. Por lo general, esta intolerancia se produce por la escasez de lactasa en el intestino delgado.

Por ello, al no poder digerir bien el azúcar de la leche, esta afección puede provocar problemas o molestias cuando se produce el consumo de un producto lácteo. Como consecuencia, pueden aparecer gases, hinchazón, diarrea u otros síntomas. Sin embargo, dependiendo del nivel de intolerancia, en algunas ocasiones es posible vivir con esta afección sin tener que renunciar a todos los productos lácteos.

Síntomas y causas de la intolerancia a la lactosa

problemas lactosa

Las causas de la aparición de este tipo de intolerancia pueden ser varias, pero no producir la suficiente cantidad de lactasa hará que el azúcar de la leche se digiere peor. Lo que sucede es que, por lo general, al tener déficit de lactasa, la lactosa de los alimentos no es absorbida por la mucosa intestinal para llegar hasta el torrente sanguíneo sino que se desplaza hasta el colon, lugar donde se procesa finalmente y se absorbe. 

La lactosa, al llegar al colón y no ser absorbida en el intestino, interactúa con las bacterias comunes y genera algunos síntomas propios de la intolerancia a la lactosa como diarrea, náuseas, hinchazón, cólicos estomacales, vómitos y/o gases. Los signos de dicha intolerancia suelen aparecer entre los 30 minutos y las 2 horas después de comer o beber alimentos con lactosa. 

En caso de haber apreciado algunos de estos síntomas tras consumir productos lácteos, es necesario confirmar o descartar que verdaderamente se trate de dicha intolerancia. A través de un sencillo estudio, realizado mediante un test de hidrógeno espirado, es posible evaluar si no se está digiriendo o absorbiendo completamente la lactosa y, por lo tanto, detectar si existe o no intolerancia y poder poner el tratamiento adecuado. En caso de síntomas graves o persistentes, es fundamental evitar el consumo de productos lácteos o seguir una dieta baja en lactosa. En Unilabs podrás reservar tu test de hidrógeno espirado y averiguar si la causa de tus síntomas se debe a una intolerancia a la lactosa o no. Agenda una cita en cualquier centro Unilabs y déjate asesorar por sus técnicas avanzadas y experiencia de sus profesionales.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.