Impulsores cerebrales para prevenir la pérdida de memoria

Prevenir la pérdida de memoria se ha convertido en una de las prioridades de muchas personas, especialmente entre aquellas que se acercan o ya han entrado en el territorio de la tercera edad. Sin embargo, es algo que debería preocupar a todo el mundo.

Las siguientes estrategias actúan como impulsores cerebrales, conduciendo a unas funciones cerebrales más ágiles, incluyendo la memoria, no importa cuál sea tu edad:

Mantente activo

Un paseo diario de 30 minutos a paso ligero es una de las mejores cosas que una persona puede hacer para mantener la salud tanto física como mental. Esto se debe a que se ha demostrado que el ejercicio puede ayudar a prevenir problemas que suelen conducir a la pérdida de memoria, tales como la diabetes, la hipertensión arterial, el colesterol alto, la obesidad y el infarto.

Otra manera en que el ejercicio proporciona un impulso al cerebro es mediante la liberación de unas proteínas que promueven el buen funcionamiento de las células nerviosas del cerebro.

Sigue la Dieta Mediterránea

Las dietas saludables son beneficiosas para el cerebro, y ¿qué dieta hay mejor que la Mediterránea? Basada en la verdura, la fruta, el pescado y el aceite de oliva, la Dieta Mediterránea reduce en casi un 20% las probabilidades de desarrollar problemas de memoria, según un estudio.

Desafía a tu cerebro y sociabiliza

Cualquier actividad que involucre a tu cerebro es buena para mantener la mente en forma. Leer, jugar con aplicaciones de entrenamiento cerebral, aprender un nuevo idioma… Tampoco hay que subestimar el poder de mantenerse socialmente activo. Además de elevar el estado de ánimo (lo que previene la depresión), conocer personas nuevas también preserva la memoria.

Duerme bien

La mente pierde agudeza cuando no le proporcionamos un buen descanso nocturno. Para que tu capacidad de atención y concentración sean óptimas es fundamental que duermas entre 7 y 9 horas todos los días. Evitar las comidas copiosas, establecer un horario para irse a la cama y desconectarse de los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de acostarse suele ayudar a conciliar mejor el sueño.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *