Importancia de adquirir buenos hábitos saludables

Los hábitos de una vida saludable tienen que ser adquiridos desde la infancia, es desde pequeños donde se nos enseña cómo adquirirlos paulatinamente para que cuando seamos adultos estemos lo más saludables posible. Se debe empezar a una edad muy temprana ya que las familias cuando están implicadas en el cuidado de sus hijos están pendientes de su educación y formación, por ello es más fácil corregir y eliminar los hábitos nocivos. 

Los hábitos de vida saludables aparecen desde los primeros meses de vida y se consolidan en la etapa de la adolescencia. Es importante formar a una persona en todas sus dimensiones, es decir, física, mental, espiritual y social.

Podríamos clasificar en varios grupos los hábitos saludables, grupos que se tratan la alimentación, la actividad física, la higiene o la seguridad. La alimentación tiene que ser suficientemente equilibrada y variada. Es nuestro combustible para generar energía y estos alimentos deben adaptarse a cada etapa de nuestra vida.

Por otro lado, el deporte, el ejercicio físico tiene que estar presente a diario en nuestra vida. No decimos que debemos apuntarnos a un gimnasio y hacer pesas, sino que debemos dejar entrar en nuestra rutina diaria una buena caminata, el ir en bici o nada de vez en cuando para mantener nuestro cuerpo activo.

Listado de buenos hábitos de vida

A continuación os dejamos una serie de hábitos saludables que os recomendamos a todas las personas sin importar su género o edad. Si logras convertirlos en parte de su estilo de vida te empezarás a sentir con más energía y más juventud. Con cualquier cambio tan sólo tenemos que estar dispuestos y poner voluntad para cumplirlos con cierta constancia.

  • Beber agua. Puede ser una premisa muy escuchada, sin embargo, pocas personas llegan a beber el mínimo de agua diario, es decir, los dos litros de agua. Beber agua nos ayuda a limpiar y purificar nuestro organismo, elimina toxinas y ayuda a digerir mejor los alimentos. Además, acelera nuestro metabolismo y mejora el estado de nuestra piel y cabello. No te olvides nunca de beber 8 vasos de agua al día.
  • Fibra. Quizá hoy esté más extendido que es bueno y necesario aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibra y no es ninguna tontería. Las frutas secas, los cereales, legumbres o frutos secos son los aliados que necesitas a diario. Un cambio en el pan hacia uno rico en fibra también es una buena idea, además si está hecho de forma artesanal mucho mejor. Los nutrientes de la levadura nutricional siempre van a resultar de gran ayuda.
  • Realizar alguna actividad física. Como mínimo tres veces por semana tenemos que intentar hacer un hueco en nuestras apretadas agendas para hacer un poco de deporte. Caminar, ir en bicicleta al trabajo, nadar o hacer series de gimnasia en casa son ideas fantásticas que puedes tomar de ejemplo.

  • Reduce el consumo de grasa. Existen varios tipos de grasa. Las grasas saturadas o conocidas también como las grasas trans, so las que están presentes en la comida “basura”: hamburguesas precocinadas, pizzas, bollería industrial, pollo frito, etc. Tienes que centrarte en los ácidos grasos saludables que se encuentran en los frutos secos, aguacate o el pescado azul.
  • Controlar la cantidad de sal. La sal provoca que nuestro cuerpo retenga líquidos y nos aumente además la presión arterial. Paulatinamente disminuye la sal de las comidas para estar más saludable.

  • Dormir como mínimo 7 horas al día. Durante las horas de sueño nuestro cuerpo se “repara” y se recupera de toda la actividad del día. Por ello, no escatimes en tiempo, tanto física como mental debemos descansar adecuadamente.

  • Evitar sustancias nocivas. Nos referimos al abuso de la cafeína y otros estimulantes, el consumo de alcohol o tabaco. Debemos intentar no consumir nada de lo citado anteriormente.
  • Mantener nuestro peso ideal. No debemos obsesionarnos con nuestra figura, no es saludable ni estar muy obeso ni muy delgado, tan sólo tenemos que mantener un equilibrio. La pérdida de kilos muy rápida no es nada recomendable, puede dañarte el sistema digestivo o dejarte marcas en la piel como son las estrías.

  • Intentar reducir el estrés. La ansiedad y el estrés puede estar muy presente en la vida de las personas, todos vivimos situaciones de estrés que nos afectan directamente a la salud mental, emocional y física. Por ello, intenta combatir el estrés para vivir más sano y feliz, hay muchas formas de controlarlo, como por ejemplo hacer yoga o leer libros de meditación.

Es bien sencillo conocer cuáles son los mejores hábitos saludables, sin embargo, lo complicado es tenerlos en mente y llevarlos a cabo. No debemos estresarnos si lo que buscamos es perder peso rápidamente, un cambio radical en nuestros hábitos alimenticios y de rutina podrían no darnos resultado, por lo que recomendamos siempre tener un objetivo marcado, constancia y fuerza de voluntad.


Categorías

Salud

Paü Heidemeyer

Comunicadora audiovisual que quiere continuar su carrera dentro de diferentes ámbitos. No todo es vídeo. Busco en la redacción mostrar a la gente... Ver perfil ›

Escribe un comentario