Haz en casa tu propia granola ríquisima y saludable

La granola se está convirtiendo en uno de los desayunos más populares, cada día se suman más adeptos y no es para menos, su sabor es delicioso y se puede combinar con multitud de alimentos.

Es una opción muy saludable, nutritiva y además está riquísima. A continuación aprenderás cómo se prepara una buena cantidad de granola casera que te endulzará todas las mañanas.

La granola casera tiene la ventaja de que la podemos realizar a nuestro gusto, echar más cantidad de unos ingredientes que de otros si así lo deseamos, el final, será igual de delicioso. Al elaborarla nosotros mismos, nos daremos cuenta de qué es lo que lleva exactamente y no tendrá ningún condimento químico ni artificial.

Receta de granola casera

Es una combinación de copos tostados de avena con frutos secos y frutas deshidratadas, además de otros ingredientes. Es un alimento completo y nutritivo, una buena alternativa a los que consumen cereales industriales, ya que este alimentos también es dulce pero no tiene tanto azúcar refinado y dañino para la salud.

Ingredientes:

  • 500 gramos de avena
  • 150 gramos de semillas de sésamo y lino
  • 300 gramos de nueces, almendras, avellanas
  • 150 gramos de uvas pasas
  • 80 gramos de coco rallado
  • 300 gramos de miel
  • Opcional es añadir pepitas de chocolate, extracto de vainilla, canela o jengibre en polvo.

Lo importante es tener la avena como base y la miel para endulzar. Luego es ir condimentándolo con los complementos que más nos gusten.

Preparación:

  • Horneamos los copos de avena con los frutos secos picados, durante 20 minutos a 150º.
  • La avena la tenemos que ir moviendo con cuidado y de vez en cuando para que no se nos queme.
  • Cuando esté tostada, se saca del horno y se añade el coco, las especias, las frutas y las semillas.
  • Se añade lentamente la miel e iremos mezclando con una cuchara de madera para que quede bien repartida.
  • Se puede hacer grumos pero no deben ser muy grandes.
  • Una vez que se haya mezclado todo bien, se deja enfriar y la mantendremos en la nevera.

Como comentábamos es ideal para consumirla en el desayuno o para la merienda, nos da un empujón de energía y evita que picoteemos entre horas. Nos sacia las ansias de comer dulce.

No lo recomendamos para cenar ya que su aporte calórico puede ser demasiado para esas horas de la noche, por lo que resérvate ese capricho para la luz del sol. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *