Flexiones variadas para esculpir tus brazos más rápido

Flexiones

Practicar flexiones es uno de los mejores ejercicios de bodyweight para trabajar la parte superior de tu cuerpo, entre ellas los brazos. Hacer flexiones variadas te ayudará a esculpir tus brazos más rápido.

Comienza por las flexiones básicas, y continúa con la flexión diamante y la del perro boca abajo, extraídas del ejército y el yoga, respectivamente:

Flexiones básicas

Son las que se hacen con las manos justo debajo de los hombros. Puedes practicarlas con las rodillas en el suelo o con las piernas rectas, lo que fortalecerá y tonificará todavía más los músculos de los brazos y la parte superior de la espalda, así como el famoso núcleo.

Comienza adoptando una postura de plancha. Inhala y a medida que exhalas, dobla los codos hacia fuera y baja el pecho al suelo. Detente tan pronto como tus hombros se alineen con tus codos. Inhala para enderezar de nuevo los brazos. Esto cuenta como una repetición.

Flexión diamante

Esta variación de las flexiones tradicionales te ayudará a trabajar tus tríceps. Al requerir que los brazos estén más juntos, también centrarás un mayor esfuerzo en la parte interior de tus pectorales.

Comienza con una plancha. Coloca las manos juntas, justo debajo del esternón, con las puntas de los dedos índices y pulgares tocándose. El hueco entre tus dedos debe formar una especie de triángulo o diamante, de ahí su nombre.

Después de coger aire, exhala para doblar los codos, bajando el pecho hacia el suelo. Mantén en todo momento las manos de la forma indicada. Inhala para enderezar de nuevo los brazos. Esto cuenta como una repetición.

Si te resulta demasiado difícil, tratar de separar un poco las manos y los pies. ¿Todavía te parece duro? Entonces, puedes bajar las rodillas al suelo. Lo importante es hacer las flexiones, aunque sea con un poco de ayuda.

Flexión del perro boca abajo

Debemos dar las gracias al yoga por esta variación, la cual te ayudará a trabajar tu espalda y tus abdominales. Como extra, también contribuirá a estirar de manera agradable tus gemelos después de un largo día.

Adopta la posición del perro boca abajo, pero apoyándote en los codos en lugar de en las manos. A medida que exhalas, presiona las manos contra el suelo para enderezar los codos. Tira de tu ombligo hacia tu columna vertebral, y mueve la pelvis hacia arriba y hacia atrás, hasta conseguir la postura de perro boca abajo tradicional. Inhala y baja los codos suavemente de vuelta al suelo para completar una repetición.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *