Estiramientos antes y después del ejercicio

Normalmente se clasifican los estiramientos en dos grandes categorías, los estiramientos dinámicos y los estiramientos estáticos.

Los estiramientos estáticos

Los movimientos de stretching más conocidos, los más accesibles y de lejos los más practicados, son los estiramientos pasivos. Consisten en poner el músculo bajo tensión y mantener la posición, sin ningún movimiento, durante 15 a 60 segundos aproximadamente. Hay que efectuarlos de manera progresiva, con lentitud y suavidad. Nunca conviene dar un golpe, puesto que se corre el riesgo de estirar los músculos demasiado fuerte y exponerlos a daños. Por razón de la tensión que provocan estos movimientos, conviene tomarse pausas de algunos segundos para relajar los músculos mientras que os estiráis.

Los estiramientos pasivos están desaconsejados antes del esfuerzo porque provocan una reducción de los rendimientos. Se recomienda reservar este tipo de movimiento para el final de la sesión, con el fin de favorecer la recuperación y la relajación, con estiramientos cortos y sin forzar. Una sesión dedicada fuera de los entrenamientos para mantener y mejorar la flexibilidad, con estiramientos más largos.

Por lo tanto hay que hacer estiramientos pasivos que son la base de las sesiones de stretching. También se pueden realizar sin forzar tras el ejercicio para una mejor recuperación, o durante las sesiones dedicadas fuera de los entrenamientos para mantener y mejorar la flexibilidad.

Los estiramientos dinámicos

Menos conocidos que los anteriores, sin embargo todo el mundo los ha realizado sin saberlo. Se trata de los ejercicios del tipo subida de rodillas, talones glúteos, balanceo de brazos. Se utiliza el impulso dado por un movimiento para tirar sobre el músculo durante 10 a 20 segundos, y estirarlo más allá de los límites normales.

Los más accesibles son los estiramientos balísticos. Se acerca mucho a la pliometría de la que toman el mismo principio, pretendiendo estirar y relajar un músculo, lo que provoca una contracción refleja como respuesta al estiramiento. Ese tipo de movimiento puede ayudar al músculo a prepararse para el esfuerzo, justo antes del entrenamiento, al final de la fase de calentamiento.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Deportes y fitness, Salud

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa, tiene varias publicaciones en el mercado. Actualmente trabaja en una nueva novela. Apasionado por el mundo de la nutrición, y la salud natural, ha trabajado para diferentes medios de comunicación especializados en la temática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.