El ajo: delicia gastronómica

Ajos

El ajo es el bulbo de la hortaliza Allium sativum, el cual es conocido por su fuerte sabor y por formar parte de los guisos que conforman la dieta mediterránea.

Sin embargo, este sazonador no sólo provee de un sabor delicioso y peculiar a los alimentos, sino que también tiene un uso medicinal muy eficaz y potente, por lo que añadirlo a nuestra dieta siempre presenta diversos beneficios.

Usos medicinales

Se ha probado que el ajo, debido a su composición química, puede ser muy útil en el combate de enfermedades producidas por virus y bacterias, pues tiene el poder de matar a estos microorganismos.

Asimismo, se dice que ingerir un diente de ajo al día,  puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades en un 60%. Algunos ejemplos de estas enfermedades son: arterioesclerosis, gripe y diabetes, e incluso ayuda a combatir el estrés y la depresión.

En cuestiones dérmicas también se ha visto que resulta muy útil, por ejemplo, en eliminar verrugas o para aliviar la picadura de cualquier insecto.

Otros padecimientos en los que resulta útil son en: controlar los niveles de colesterol, bajar la presión arterial alta e incrementar los niveles de insulina en el cuerpo.

Usos gastronómicos

Debido a su sabor tan fuerte y a su aroma característico, esta planta se utiliza como saborizante natural condimentando diversos platillos que van desde sopas y ensaladas, hasta todo tipo de guisados como paella, pastas, carnes rojas y blancas.

También es muy utilizado para preparar aderezos y salsas especiales que dan un sabor extra a cualquier guisado.

Condimenta tus comidas con este antibiótico natural cada vez que puedas y disfruta de su doble beneficio: un sabor exquisito y una medicina preventiva y curativa muy poderosa.

Imagen: freephotos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *