Dieta del pomelo

La dieta del pomelo es una de las muchas que prometen una rápida pérdida de peso. Pero en este caso no es nada nuevo, sino que lleva en circulación bastante tiempo. Su creación suele situarse a mediados del siglo pasado.

Averigua si es cierto que el pomelo adelgaza y los pros y contras de esta popular dieta de adelgazamiento basada en esta saludable fruta.

¿Cómo funciona?

Existen varias versiones de la dieta del pomelo. Es habitual que dure 10-12 días, un período de tiempo durante el cual la pérdida de peso que se promete es de 4-5 kilos. Aunque hay personas que aseguran haber adelgazado todavía más gracias a esta dieta.

Tanto los defensores de la dieta como sus detractores parecen estar de acuerdo en que comer pomelo ayuda a adelgazar. Existen investigaciones que así lo sugieren. La clave pueden ser unas enzimas que ayudarían a quemar grasa cuando se come con anterioridad a otros alimentos.

Otros restan valor a las supuestas cualidades únicas del pomelo, asegurando que esta fruta no quema la grasa de forma mágica. Lo que haría esta fruta en realidad es saciar el apetito de las personas gracias a algo tan simple como su contenido en agua.

Y en este aspecto no se diferenciaría demasiado de otras frutas que se pueden comprar en el mercado, incuyendo la manzana o la naranja. En la dieta del pomelo esta circunstancia (que conlleva comer menos) se suma a una dieta baja en calorías, dos factores decisivos para perder peso. Por lo tanto, sus buenos resultados se deberían sobre todo a esto.

Qué se puede comer y qué no

La parte fundamental de esta dieta para perder peso es comer medio pomelo (o una taza de zumo de pomelo sin azúcar) antes de cada comida. Concretamente antes del desayuno, la comida y la cena. Así que, antes de llenar el carro de la compra de pomelos, es buena idea asegurarse de que su sabor no te resulta desagradable.

El resto de requisitos dependen de qué versión elijas. Algunas son bastante estrictas. Proponen reducir mucho los carbohidratos y aumentar las carnes ricas en grasa, además un recorte drástico en el número de calorías diarias, hasta dejarlas en 800 e incluso menos.

De esta manera, se suele tomar el pomelo con huevos y beicon durante el desayuno; y con carne y ensalada tanto para comer como para cenar. Además, se anima a beber mucha agua y comer hasta sentirse lleno para no picar entre las comidas. También se permiten el café, el té y la leche desnatada.

En cambio, el nivel de esfuerzo en otras versiones de la dieta del pomelo es más bajo. No son infrecuentes las que permiten comer casi cualquier cosa (o lo que se come habitualmente), siempre que se mantenga la ración de pomelo antes de cada comida.

¿Tiene algún inconveniente?

Los detractores de la dieta del pomelo hacen mucho hincapié en que no es un plan alimentario a largo plazo. Eso significa que existe un alto riesgo de recuperar el peso perdido al regresar a la dieta anterior.

Por otro lado, hay expertos que aseguran que la dieta del pomelo no es recomendable ni saludable. La razón es que se intenta perder demasiado peso es un período muy corto de tiempo, sobre todo en sus versiones más extremas.

Además, propone reducir la ingesta de numerosos alimentos saludables y aumentar la de comidas ricas en grasa. La dieta del pomelo anima a comer más carne, como por ejemplo, el beicon. Esta norma puede provocar el efecto contrario: ganar peso en lugar de perderlo.

Por último, si sufres alguna enfermedad es muy importante que consultes con tu médico antes de comenzar la dieta del pomelo, así como cualquier dieta de adelgazamiento en general. El motivo en este caso es que, tomada en grandes cantidades bajo determinadas condiciones o combinada con ciertos medicamentos, esta fruta puede causar efectos adversos.

Palabra final

No cabe ninguna duda de que el pomelo es un alimento saludable. Se trata de una fruta baja en calorías que aporta una buena cantidad de nutrientes. Figura entre los alimentos ricos en vitamina C. También aporta vitamina A, folato y magnesio. Además es muy sencillo añadirlo a la alimentación.

Desde ese punto de vista siempre será una excelente idea incluirlo en la alimentación. Especialmente cuando se necesita perder peso, ya que hay muchas razones para pensar que puede ser de ayuda a la hora de adelgazar.

Sin embargo, lo mejor es que el pomelo forme parte de una dieta variada, y como habrás podido comprobar ese no es el caso de la dieta del pomelo. Una buena alimentación es aquella que proporciona una gran variedad de nutrientes. En cambio, en este tipo de planes a corto plazo se anima a reducir la alimentación a sólo unas cuantas comidas, que en la dieta que nos ocupa en esta ocasión serían el pomelo y unos pocos alimentos más.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Miguel Serrano es un redactor de contenidos web centrado en la salud y la moda. En su rol en NutriDieta ha cubierto una amplia gama de temas de salud y bienestar durante más de cinco años. Entusiasta de los remedios naturales y la comida sana, a Miguel le encanta ayudar a las personas a tener un estilo de vida más saludable. Sus tres actividades físicas favoritas son el yoga, el running y caminar. También ha practicado deportes como el fútbol, el fútbol sala o el fitness.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.