Dieta del bocadillo

Bocadillo

La dieta del bocadillo asegura que comer bocadillos y perder peso son dos cosas compatibles. Este curioso plan alimentario habla de pérdidas de 3-4 kilos al mes, e incluso más, comiendo bocadillos todos los días.

Además de ser una de las comidas favoritas de la mayoría, los bocadillos son rápidos y fáciles de llevar. Por esta razón se promociona como una gran idea para los que tienen poco tiempo para hacer de comer o deben comer fuera de casa.

¿En qué consiste?

Brick bajo en grasa

La principal diferencia que presenta la dieta del bocadillo respecto a otra dietas de adelgazamiento es que fomenta el consumo de pan. Y es que este plan considera al pan un aliado, y en general a todos los hidratos de carbono. En cambio la grasa (especialmente la grasa saturada) sí que es señalada como el gran enemigo para la línea. Y dice que todavía es peor cuando se combina con los primeros. En resumen, se pueden comer hidratos, pero hay que eliminar las grasas.

Este plan alimentario propone ofrecer al cuerpo en forma de pan buena parte de los carbohidratos que éste necesita a diario para desempeñar con normalidad numerosas funciones. Una de ellas es el suministro de energía. Pero hace hincapié en que para que el bocadillo no engorde, el pan debe acompañarse siempre de verduras, hortalizas y pequeñas cantidades de proteína sin grasa. Bocadillos sí, pero sanos.

El porcentaje de éxito que se le atribuye es muy elevado, algo en lo que el factor psicológico tiene, sin lugar a dudas, mucho que ver. Y es que desde el punto de vista mental, tan importante para completar las dietas y alcanzar las metas de peso, la dieta del bocadillo puede ser menos dura que el resto. Dado que permite comer bocadillos, no existe tanta sensación de estar a dieta como en otras. Todo esto puede hacerla bastante más llevadera para algunas personas.

¿Sirve cualquier tipo de bocadillo?

Hamburguesa de pollo

Los bocadillos de esta dieta no se pueden hacer de cualquier manera, sino que deben cumplir una serie de requisitos. El principal es que no contengan grasa, ya que esa es la forma que tiene este plan alimentario para ayudarte a bajar de peso. Por lo tanto, las típicas hamburguesas de los restaurantes de comida rápida quedan descartadas, así como los bocadillos de chorizo u otros embutidos ricos en grasa.

El jamón serrano sin grasa, la pechuga de pollo a la plancha y el salmón se encuentran entre los ingredientes permitidos para los bocadillos. A pesar de considerarse carnes procesadas, en esta dieta también se recomiendan ingredientes como el pavo o el jamón cocido. Por otro lado, se aconseja añadir verduras y hortalizas a estas carnes, como rúcula o tomate. El propósito es elevar el aporte nutricional del bocadillo.

Pan integral

Se habla de un tercio de barra (o un pan de 15 centímetros de largo) al día. Pero la cantidad de pan que puede comer cada persona pueder variar en función de una serie de factores, incluyendo el IMC (índice de masa corporal). Esta dieta asegura que es mejor si es pan integral o con semillas, dado que ayudan a aumentar la sensación de saciedad, así como a mejorar el tránsito intestinal. Se desaconsejan los picos y los biscotes, así como el pan blanco y el de molde, salvo que este último sea de tipo integral. La razón es que son variedades que apenas aportan nutrientes al organismo.

La cantidad diaria de pan asignada suele comerse en forma de bocadillo durante la comida o la cena, pero no es obligatorio utilizarlo para preparar un bocadillo. También se puede comer de la manera tradicional, como acompañamiento. Si te comes un bocadillo en la cena, en la comida del mediodía debes haber comido proteínas y verduras en plato, intentando que sea lo más libre de grasas posible. Y viceversa.

Comidas que se pueden y no se pueden comer

Bol de lechuga

La dieta del bocadillo propone comer una variedad de alimentos sin o con poca grasa. Se permite comer:

  • Verdura
  • Fruta
  • Pescado
  • Carnes sin grasa
  • Arroz
  • Pasta
  • Patatas
  • Huevos cocidos
  • Queso light
  • Café, infusiones y bebidas light

Los lácteos están permitidos, pero deben ser desnatados. Por ejemplo, en el desayuno se puede tomar un café con leche desnatada, dos tostadas y una pieza de fruta. Y los yogures desnatados son frecuentes durante el almuerzo y la merienda, siendo la fruta la alternativa. También se permiten cebolletas, pepinillos, alcaparras y champiñones. Asimismo en cada comida se deben alcanzar los cuatro vasos de agua.

En cambio, no se permiten aceites, frituras, bollería industrial, aperitivos envasados y en general todo lo que contenga grasas. El hecho de que una dieta no permita grasas saludables o limite mucho su consumo representa un problema para muchos expertos. Y es que éstas son beneficiosas para el cuerpo (ayudan a reducir el riesgo de enfermedades del corazón) y, por tanto, deben ser parte importante de una dieta saludable y equilibrada.

Recuerda que antes de realizar cualquier cambio importante en tu alimentación, como es el caso, es fundamental consultar primero con tu médico.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.