Cuatro comidas que se deben evitar antes de acostarse

Rosquilla

Conocer las comidas que se deben evitar antes de acostarse te ayudará no sólo a dormir mejor, sino también a mantener la línea.

Y es que lo que comemos justo antes de irnos a la cama puede tener consecuencias sobre el sueño y el almacenamiento de grasa en el cuerpo.

Alimentos ricos en grasas saturadas

Los lácteos, los aceites vegetales y los productos cárnicos pueden interferir en el sueño. Eso se debe a que provocan una relajación en la válvula que separa el extremo inferior del esófago del estómago. En definitiva, las grasas saturadas causan que los alimentos suban y bajen del estómago al esófago, alargando la digestión y haciéndote dar vueltas y vueltas en la cama.

Salsas picantes

El picante tiene el mismo efecto sobre el esfínter esofágico que las grasas saturadas. Puede provocar que se relaje, permitiendo que los ácidos que se forman en el vientre asciendan por el esófago. Durante el día se puede sobrellevar, pero en la cama, donde se adopta una posición horizontal, el problema se acentúa, pues la gravedad deja de jugar de nuestra parte.

Dulces

El cuerpo utiliza el azúcar de los dulces como combustible y, dado que por la noche no vamos a necesitarlo, es probable que termine almacenándose en forma de grasa. Así que resite la tentación de comer pasteles por la noche. De todas las comidas que se deben evitar antes de acostarse, es de las más perjudiciales. Resérvalos mejor para el día, cuando tendrás la oportunidad de quemar las calorías con el ejercicio.

Vino tinto

Un estudio descubrió que beber una copa de vino justo antes de acostarse dificulta entrar en las fases del sueño más profundas y reparadoras. Para evitarlo no es necesario que dejes de tomar vino en la cena –especialmente si te relaja–, sino asegurarte de que transcurre al menos una hora entre la misma y el momento de intentar conciliar el sueño.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *