Comidas que hinchan el vientre pese a parecer inofensivas

Palomitas

Cuando se trata de hinchazón, existen comidas que se podrían llamar sospechosas habituales, como la leche entera, las bebidas carbonatadas, los alimentos grasientos. Luego están las comidas que hinchan el vientre y suelen pasar desapercibidas. Esto hace que tropecemos con la misma piedra una y otra vez.

Aquí te señalamos algunas de ellas, no para que las apartes completamente de tu alimentación, sino para que tengas la oportunidad de elegir cuándo te convienen y cuándo no, como antes de una presentación importante o si te tienes que poner un vestido ajustado.

Palomitas de maíz

Aunque un bol grande palomitas contiene aproximadamente la misma cantidad de carbohidratos que una rebanada de pan, ocupa un espacio mucho más grande, enorme, en el estómago. Su volumen, del tamaño de entre tres y cuatro pelotas de tenis, puede desencadenar hinchazón de abdomen. Si esta comida te provoca malestar, reduce las raciones. Y es que es preferible comer sólo unas pocas y sentirse bien que una ración “normal” y sufrir malestar el resto del día.

Ensalada grande

Su mayor volumen hace que el estómago se expanda más que con una comida compacta. Además, algunos de los ingredientes habituales de las ensaladas –como es el caso de la cebolla o el repollo– provocan gases, lo que agrava el problema. Si las ensaladas grandes te hacen sentir hinchado, reduce las raciones y no abuses de esa clase de ingredientes, especialmente si padeces el síndrome del intestino irritable.

Café negro

Si eres intolerante a la lactosa, sabes que añadir leche no deslactosada a tu café dará problemas en tu estómago. Sin embargo, lo que muchas personas desconocen es que el café negro también puede desencadenar algunos problemas de hinchazón por sí mismo. La razón se encuentra en su acidez, la cual puede irritar y causar hinchazón inmediata en personas con el estómago sensible.

Y si se le añade azúcar o un edulcorante artificial, el efecto puede ser todavía peor. Dado que el café desempeña un papel estimulante difícil de sustituir, no te aconsejaremos que lo evites como la peste, pero sí que lo consumas con moderación y evites tomarlo cuando tengas que hacer algo muy importante, como una presentación en el trabajo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *