Cómo comer menos carne para recortar calorías y cuidar el planeta

Carne

Comer menos carne (especialmente las procesadas y las rojas) es una de las decisiones más inteligentes que puedes tomar en lo referente a tu salud. Y es que hacerlo implica aumentar la ingesta de verduras, legumbres y granos enteros, que aportan más nutrientes esenciales.

Asimismo, reducimos una serie ingredientes que, según la OMS, pueden provocar enfermedades como el cáncer. El planeta también sale beneficiado, pues la industria ganadera es una de las principales causantes del cambio climático.

Márcate un tope de carne semanal

Una forma sencilla de comer menos carne es marcarse un tope semanal: de por ejemplo, medio kilo. Eso te permitirá tener algo de beicon y pollo en tu frigorífico con el que saciar tu necesidad de carne, a la vez que te anima a utilizar más productos frescos y granos enteros en tus comidas. El objetivo es comenzar a ver la carne como algo secundario, en lugar de la atracción principal de todas las comidas.

Sé vegetariano un día a la semana

Muchas personas empezaron así y, con el tiempo, se sintieron preparadas para añadir días adicionales libres de carne a su semana, e incluso en último término, a hacerse vegetarianos. Si no puedes con más de un día a la semana, el impacto positivo que puedes causar tanto en tu cuerpo como el medio ambiente seguirá siendo bastante importante.

Inicia un cambio gradual

Es aconsejable que las personas muy carnívoras que desean comer de forma más saludable, dejen de comer carne de forma gradual. Primero carne blanca, luego pescado y por último, verduras altas en fibra y proteína y legumbres. Las legumbres y los granos enteros son fundamentales en las dietas vegetarianas, ya que sacian tanto o más que la carne y se les puede dar apariencia de hamburguesa y otros productos que nos entran fácilmente por los ojos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *