Cómo comenzar a perder peso con buen pie

¿Sabías que el primer mes es clave en las dietas de adelgazamiento? Comenzar a perder peso con buen pie puede ser una garantía de éxito a largo plazo.

Y es que los resultados inmediatos son altamente motivadores en todos los campos, la pérdida de peso incluida. Por contra, pasar un mes a dieta y practicando ejercicio sin que se refleje en la báscula puede llevar al abandono.

Es por esa razón que es conveniente ser un poco más estrictos durante las dos primeras semanas. El propósito es generar un buen impulso al nuevo plan de alimentación que ayude a poner la maquinaria mental y física en marcha.

Para ello, es importante recortar el consumo de azúcar y alcohol. También hay que evitar los carbohidratos refinados, como la bollería, los cereales azucarados y el pan, arroz y pasta blancos. Tranquilo, ya que no será para siempre.

Transcurridas las dos primeras semanas, introduce pequeñas cantidades de esos alimentos de nuevo en tu dieta. Esto se debe hacer para que el plan sea sostenible a largo plazo. Y una dieta restrictiva no es ni sostenible ni aconsejable a meses vista.

Si deseas asegurarte de que estas comidas “conflictivas” en lo referente a la línea no ponen en riesgo los resultados obtenidos durante los primeros 15 días, establece unos límites claros, como un número máximo de bebidas azucaradas a la semana o una única porción de pizza.

Tampoco te olvides de programar una indulgencia semanal. Comer una vez cada siete días aquello que más te gusta te dará mucha fuerza de voluntad para mantener tus hábitos saludables y no rendirte. Estar motivados y satisfechos es la clave para perder peso y después mantener la línea por mucho tiempo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *