Todo lo que necesitas saber sobre el colesterol

El colesterol es un tema que trae de cabeza a muchas personas, un aspecto de nuestra salud a la cual le tenemos que prestar buena atención para que no nos produzca daños al a larga. El colesterol tiene muchos apartados que debemos conocer y a los que tenemos que hacer frente.

Muchas personas se toman a la ligera tener el colesterol alto, sin embargo, después de este artículo comprenderás la importancia de prestarle atención ya que podrás vivir de mejor manera.

Es una sustancia grasa natural que está presente en todas las células del cuerpo humano, es necesaria para que el organismo funcione correctamente. La mayor parte del colesterol la produce el hígado, aunque también se puede adquirir de varios alimentos.

Funciones del colesterol

Tiene varias funciones que quizá desconoces, por ello, os contamos cuáles son las más relevantes.

  • Interviene en la producción del ácido biliar, es decir, la bilis, un ácido vital para la digestión de las grasas.
  • A partir del colesterol se forman ciertos tipos de hormonas, como son las tiroideas o las sexuales.
  • Además, los rayos del sol lo transforman en vitamina D, una sustancia perfecta para proteger la piel de agentes químicos y así evitar la deshidratación. Se mantendrá una piel fuerte, elástica y suave.

Mucha cantidad de colesterol malo puede afectar directamente al buen funcionamiento del organismo, se pondrá en peligro el corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo. Los términos médicos que se utilizan para nombrar los altos niveles de colesterol en sangre es padecer hiperlipidemia, hipercolesterolemia o un trastorno lipídico.

Tipos de colesterol

Seguramente habrás escuchado que existen varios tipos de colesterol, uno bueno y otro malo. A continuación, os contamos sus diferencias, síntomas y cómo tratarlos para que aumenten o disminuyan sus niveles.

  • Colesterol total: todos los colesteroles combinados.
  • Colesterol de alta densidad, conocido como colesterol HDL, conocido como el colesterol “bueno”.
  • Colesterol de baja densidad, colesterol LDL, colesterol “malo”.

El tener niveles altos de colesterol se debe en gran parte al estilo de vida que uno tiene, es decir, una mala alimentación que desemboca en sobrepeso y la falta de ejercicio que hace que ese peso no se vaya.

Los problemas que pueden ocasionar el LDL son varios y no hay que dejarlos pasar por alto, ya que se pondría en peligro nuestra salud en general:

  • Diabetes
  • Ovarios poliquísticos
  • Problemas en el riñón
  • La glándula tiroides hipo-activa
  • Probabilidad de tener un embarazo y afecciones que incrementan los niveles de hormonas femeninas

Por esa razón, los medicamentos para tratar estas dolencias, así como son los medicamentos diuréticos, betabloqueadores y anticonceptivos. Un dato a clarificar es que el tabaco no hace que tengamos niveles más altos de colesterol malo, sin embargo, sí que hace que el colesterol bueno disminuya considerablemente.

Colesterol malo

El colesterol que está ligado a las proteínas de baja densidad, LDL es el que está considerado como perjudicial porque unos niveles altos pueden provocar enfermedades cardiovasculares.

Las partículas de LDL recogen la grasa del hígado y la colocan en las paredes de los vasos sanguíneos, si estos se acumulan en exceso pueden provocar una obstrucción  y dar lugar a un infarto de miocardio o un infarto cerebral.

Los niveles recomendables de colesterol son lo siguientes, hay que tenerlos siempre presentes ya que son datos muy importantes para tener una buena valoración de nuestra salud.

  • La persona media que no tiene ninguna enfermedad, deberá mantener los niveles por debajo de 130 mg/dL.
  • Si una persona padece diabetes tiene que mantenerlo por debajo de 100.
  • Si en cambio, tiene una historia de enfermedad coronaria, debe mantenerlo por debajo de los 70.

Si no sabes cuál es tu nivel de lípidos, es recomendable acudir al médico para que nos facilite esta cifra, recordamos que tener el colesterol alto influirá en sus arterias y venas que transportan su sangre y si esta se obstruye puede provocar muchos daños graves.

Colesterol bueno

El HDL son las lipoproteínas de alta densidad que trabajan para eliminar el colesterol malo, por ello, es indispensable para evitar los bloqueos en las arterias. Transporta las partículas de grasas malas hacia el hígado para que éste lo destruya.

En los análisis debemos tener siempre el HDL, el colesterol bueno, con unos niveles elevados y tenemos que procurar que el LDL, el colesterol malo, esté con bajos niveles.

Es importante tener en cuenta cuáles son las pautas y hábitos que nos ayudan a mantener estos niveles dentro de los rangos saludables. Como por ejemplo, realizar ejercicio semanal, mantener una dieta mediterránea equilibrada, dejar de fumar y beber grandes cantidades de alcohol y consumir 30 gramos de fibra diaria.

Beneficios del HDL

  • Tener una dosis alta en nuestro organismo de HDL ayuda a eliminar el malo. 
  • Combate la aterosclerosis, una enfermedad cardíaca que se distingue porque se genera una placa de grasa en las paredes de las arterias.
  • El HDL contiene antioxidantes que eliminan las toxinas del cuerpo y apoyan la producción de sangre.

Aumentar el colesterol bueno

Como podemos observar es de importancia mantener unos niveles altos de colesterol bueno para estar saludables, para que éste luche contra el colesterol malo y desaparezca de nuestro organismo.

Para aumentar el HDL debemos hacerlo mediante los siguientes hábitos saludables:

  • Realizar ejercicio aeróbico.
  • Perder peso.
  • Mantener una dieta baja en grasas saturadas. 
  • Tener un bajo consumo de alcohol. 
  • Aumentar el consumo de la vitamina B3. Se debe realizar bajo supervisión médica, esta vitamina es llamada niacina, eleva naturalmente los niveles de HDL hasta un 20%. Se debe tomar con precaución ya que el tomarla en exceso podría ocasionarnos daños en el hígado.
  • Dejar de fumar. 
  • Reemplazar las grasas saturadas por las monoinsaturadas y las poliinsaturadas, es decir, consumir más aceite de oliva virgen extra, aguacates o frutos secos como las nueces. Tienen aceites esenciales que son beneficiosos para el organismo.

Si bien es poco probable que los niveles de HDL puedan llegar a ser demasiado alto, los números de menos de 40 mg/dl en Hombres y 50 mg/dl en las mujeres se creen que contribuyen a la enfermedad cardíaca.

Los niveles recomendables

Para conocer nuestros niveles de lípidos tan sólo lo podemos saber a través de un análisis de sangre. Este examen se hace para diagnosticar un trastorno de las grasas. Los expertos aconsejan que los exámenes se realicen en estas etapas de edades.

  • Las edades recomendadas son entre los 20 y 35 años de edad para los hombres y de 20 a 45 para las mujeres.
  • Si las pruebas salen con niveles normales, no haría falta repetir la prueba cada año, tan sólo cada 5 años.
  • Se debe repetir la prueba en menor tiempo siempre que los resultados no sean saludables. Así como las personas que tienen un historial de colesterol elevado, problemas en el riñón o enfermedades cardíacas.

Los objetivos que nos tenemos que marcar para estar dentro de unos valores saludables.

  • Colesterol bueno, HDL: más de 50 mg/dL.
  • Colesterol malo, LDL: de 70 a 130 mg/dL.
  • Colesterol total: menos de 200 mg/dL.
  • Triglicéridos: de 10 a 150 mg/dL.

Si nos dan unos resultados anormales, estas pruebas las podemos acompañar con otras para verificar y descartar problemas y enfermedades más graves.

  • Pruebas en el riñón, para conocer la función renal.
  • Examen para conocer la glucosa en sangre, se buscaría si se tiene diabetes.
  • Buscar hipotiroidismo.

 Consejos para bajar el colesterol malo

A continuación os damos algunos consejos prácticos, sencillos y saludables que están al alcance de todos para bajar el colesterol en sangre y todo ello sin necesidad de recurrir a los medicamentos.

  • Debemos ser conscientes de que la solución está en lo que consumimos, por ello, debemos evitar el consumo de carbohidratos refinados. Estos aportan calorías vacías. Los azúcares y los cereales refinados están llenos de glucosa que puede afectar directamente a nuestras arterias.
  • Esto no quiere decir que tenemos que quitar los carbohidratos de nuestra dieta, porque una alimentación baja en carbohidratos hace que aumente el tamaño de las partículas de LDL volviéndose más densas y grandes.
  • No consumar grasa trans. Ls grasas hidrogenadas se elaboran por la introducción de moléculas de hidrógeno en un aceite vegetal, como es el aceite de girasol. Debes evitar entonces los siguientes productos: aperitivos salados y dulces, comida precocinada, salsas y condimentos comerciales, galletas, helados y aceites vegetales de baja calidad.
  • Hacer ejercicio moderado y continuo. Mínimo tres veces a la semana.
  • El fumar está directamente relacionado con unos niveles altos de LDL, por ello, el dejarlo beneficiará no sólo a tus pulmones y respiración, sino que aumentará la dosis de HDL  bueno.
  • Consumir espirulina. Se conoce que esta bacteria de color verde-azul, tiene en su interior grandes nutrientes y aporta proteínas de muy buena calidad. La espirulina te puede ayudar a disminuir los triglicéridos, así como el LDL y por ende, el colesterol global del cuerpo.

Como puedes comprobar, hay muchos conceptos que tenemos que tener claro para que no nos afecte en un futuro. Si tienes dudas de si puedes tener unos niveles altos de colesterol o nunca te has hecho un análisis es conveniente que acudas a tu médico de cabecera para que diagnostique si son o no necesarios.

Si padeces sobrepeso, diabetes o tienes antecedentes familiares te aconsejamos que acudas al médico para un posible examen. Toma buena nota de nuestros consejos saludables y cuida de tu organismo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *